Información Importante para Estudiantes (e inmigrantes)

ANTERIOR

Hola,

En esta semana me encontré con 2 noticias en medios de comunicación bastante serios, ambas relacionadas con la venida de estudiantes a Australia, y su estilo de vida. Creo que es importante compartirlas con quienes leen el blog.

De nuevo, no lo publico con la intención de asustar o desincentivar, sino de informar para que sean más cuidadosos al tomar una decisión.

————————————

Desde que volví de vacaciones al trabajo he estado viajando casi todas las semanas, por esto no he tenido el tiempo deseado para actualizar el blog. Tengo la intención de escribir al menos una vez al mes, idealmente una vez cada dos semanas. De verdad, hay tantos temas que compartir y tan poco tiempo.. les pido paciencia.

Saludos,

SIGUIENTE
SIGUIENTE (Cronológico)

Eso que llaman “Calidad de Vida” (2)

ANTERIOR
ANTERIOR (Cronológico)

Como lo prometido es deuda, continuando con los temas pedidos, y de acuerdo a lo que dije en la entrada anterior sobre «Calidad de Vida», hoy hablaré de 3 temas más relacionados con esto.

Trato con los inmigrantes y la relación con personas de otras culturas:

Me preguntaban en comentarios de entradas anteriores sobre el trato de los australianos hacia los inmigrantes. Me preguntaban también de la relación con personas de otras culturas. Considero que, al igual que nosotros, las personas de «otras culturas» también son (en general) inmigrantes. Teniendo esto en cuenta, respondo ambas preguntas en una misma sección con una respuesta un poco más amplia, hablando del trato de todos (australianos e inmigrantes) con australianos e inmigrantes de otras culturas.

En este sentido, me preguntaban sobre este trato en el trabajo, en sitios públicos, y en otros contextos.

Sitios Públicos

Australia es un país de inmigrantes. Melbourne es una ciudad multi-cultural. No ex extraño ir en el Tram hablando en Español, mientras que al lado está sentado alguien enviando un mensaje de texto en chino, al frente una familia de indios, en diagonal personas hablando en Francés, mientras que un estudiante japonés habla en inglés con un compañero de Sudáfrica.

Trabajo

Desde el punto de vista laboral, hay una barrera para ingresar al mercado, pero no puedo decir que sea racismo o xenofobia, pienso más bien que es desconocimiento del mercado en el resto del mundo que hace pensar a los empleadores Australianos que este mercado es tan diferente, que la experiencia australiana es un factor determinante para el éxito laboral. Tan pronto se tenga esta «experiencia australiana» tienes las mismas oportunidades laborales, independientemente del país del que provengas.

Gobierno y acceso a beneficios.

Habiendo dicho esto, quiero decir que en NINGÚN momento he sentido discriminación por ser extranjero. Nunca he sentido discriminación por ser inmigrante. Todo lo contrario. El gobierno nos brinda todo el apoyo, recibiéndonos como residentes y brindándonos los mismos beneficios que tiene cualquier residente.

Quienes vienen como estudiantes, pueden sentir mayores dificultades, desde el punto de vista laboral, así como desde el punto de vista de acceso a algunos beneficios, pero, de nuevo, no creo que sea por racismo o por xenofobia, más bien es por las restricciones que tienen los diferentes tipos de visa, y aplican (de nuevo), independientemente del país de procedencia.

Amistades

Es normal que como latinos, tengamos un amplio grupo de amigos latinos; entre nuestros amigos podemos contar familias colombianas, peruanas, mexicanas, venezolanas.. pero no nos limitamos a amigos latinos. También puedo decir que tenemos amigos australianos, sudafricanos, escoceses, chinos.. también tenemos amigos provenientes de Isla Mauricio, de Sri Lanka, de Estados Unidos.. a veces nos perdemos en las diferencias de costumbres (quitarse los zapatos al entrar a la casa, comer x o y cosas), en general el trato es absolutamente familiar.

En General.

En general, aunque nunca he sentido racismo o xenofobia a mi alrededor, sí he escuchado un par de veces (las podría contar con los dedos de una mano) comentarios desobligantes contra quienes llegan como refugiados, por estar abusando del gobierno australiano, o contra indios o chinos por estar copando puestos de trabajo, y estas veces, los comentarios los he oído a inmigrantes y no a australianos. Aparte de estas veces, los comentarios que escucho, veo, siento son todos incluyentes y celebrando la multiculturalidad, hablando de las personas independientemente del sitio de procedencia.

Sitios de Recreación:

Otro de los temas que preguntaban tiene que ver con Sitios de Recreación. En este punto particular, puedo hablar «profundamente» de Melbourne, incluyendo el CBD (Centro) y algunos de los suburbios, pero también puedo tocar CBD de otras ciudades que por temas laborales he tenido la posibilidad de visitar (Perth, Adelaide, Sydney).

Centros comerciales. Todas las ciudades tienen varios centros comerciales, donde se encuentran tiendas de diferentes marcas, bastante similar a lo que se ve en Colombia, pero con una GRAN diferencia. Si bien en Colombia estamos acostumbrados a visitar los centros comerciales después de trabajo, a comprar cosas en la noche, a ver tiendas abiertas hasta tarde, no es lo mismo acá en Australia. En su mayoría las tiendas (incluyendo las de los centros comerciales) cierran a las 5 PM, salvo muy contadas excepciones. También es difícil encontrar las tiendas abiertas en días festivos. Los planes de vitrinear funcionan, pero no en estos horarios.

Parques. Casi todos los suburbios tienen varios parques; parques que tienen la zona para hacer deporte, la zona para que los niños jueguen, las zonas para los BBQ, en las que las parrillas se calientan de forma gratuita o depositando monedas de 1 o 2 dólares. Los parques permanecen completamente limpios, son sitios seguros donde los niños juegan y uno no tiene que estar «pegado» a ellos, sino que uno puede estar en la zona de BBQ, mientras los niños están en la zona de juegos. Todo el mundo usa los BBQ, y todo el mundo los deja limpios. En muchos de estos parques hay entidades que ofrecen deporte para los niños, con entrenadores profesionales, a precios muy accequibles.

Estadios. Melbourne es una ciudad deportiva, tiene varios estadios de diferentes deportes. Australia es una sociedad muy civilizada, en la que ir al estadio es un plan que puede ser familiar. Se puede ir con los hijos a ver un partido, del deporte que sea, con la rivalidad que haya, y siempre con la seguridad que no va a pasar nada más allá de lo deportivo. Con mi hijo de 6 años hemos ido varias veces al estadio, a ver lo que se puede considerar clásicos de Footy, y nunca hemos tenido ningún problema.

Museos. No hemos visitado muchos museos, no porque no los haya, sino porque no hemos estado mucho en plan turístico, sin embargo ofrecen buenos precios para niños, los museos que hemos visitado ofrecen rutas familiares, secciones para niños, y se encuentran museos de diferentes temas. Definitivamente son planes que se pueden hacer en vacaciones.

Otros. Hay parques acuáticos (limpios y bien mantenidos), el acceso a las bibliotecas públicas es general, cine, teatro, actividades callejeras, eventos gratuitos y pagos.. en general hay muchas actividades de recreación a las que se pueden acceder.

—————

Espere en Eso que llaman «Calidad de Vida» (3):

  • Educación
  • Radio y Televisión:
  • Servicios Públicos
  • Compra de Casa, Carro y otros bienes

Espere también entradas específicas para:

  • Clima
  • Principios y Valores
  • Otras ciudades.

SIGUIENTE

Embarazo y Parto

ANTERIOR
ANTERIOR (Cronológico)

Como ya lo he comentado en entradas anteriores, estábamos esperando una bebé, la fecha estimada de parto (due date) era el 4 de enero, la fecha real de parto fue el 1 de enero así que, con una hermosa bebé, vuelven las trasnochadas, vacunas, citas médicas, papeleo (registro como australiana, registro como colombiana) y con esto, más temas para el blog. Hoy Sábado, 1.20 PM por fin tengo algo de tiempo para escribir, espero alcanzar a terminar al menos toda esta entrada, para ir cerrando temas.

Con «Embarazo y Parto» hay varios temas que tocar, sobre algunos de ellos ya hablé en Embarazo.

Continuación del embarazo

Cada 4 semanas mi esposa tenía controles en el hospital. Cada control era con la partera de turno o con el doctor de turno, así que, si algo no quedaba escrito en la historia clínica, no existía. Esto llevó a malos entendidos, ya que una partera le decía una cosa a mi esposa y en la cita siguiente le decían otra cosa. Hay una libreta de control que le dan a la embarazada, pero a veces no escriben en ella.

Tamaño de la bebé

El tamaño de la bebé fue otro punto interesante con las parteras australianas. Por esta causa, mi esposa tuvo 3 ecografías adicionales a las normales. En la primera de estas, la partera pensaba que la barriga de mi esposa era muy pequeña, que la bebé venía muy pequeña, y por consiguiente solicitó una ecografía. No importa que el tamaño de nosotros sea menor al tamaño australiano promedio, o que nuestro primer hijo haya nacido pequeño (la genética no miente), la partera solicitó una ecografía adicional que corroboró que la bebé venía normal.

Luego de esta ecografía, otra partera pensó que la bebé venía muy grande (!!), entonces solicitó otra ecografía para verificar que la bebé viniera bien, y.. efectivamente, venía 1% más grande que el promedio.

Finalmente, otra partera pensó que, como la barriga era pequeña (si me preguntan a mi, era más grande que la que tuvo mi esposa con nuestro primer hijo) y la bebé grande, entonces podría haber un problema por poco líquido amniótico, entonces.. otra ecografía para verificar que el líquido amniótico era normal (como efectivamente lo fue).

Control de Azúcar en la Sangre

En la semana 20 le hicieron a mi esposa control de azúcar en la sangre y le encontraron valores un poco por encima de lo normal. Mi esposa aclaró que toda la semana anterior al examen (incluido el día anterior), habíamos estado de vacaciones, descuidando un poco la alimentación, sin embargo, no hubo posibilidad de hacer un segundo examen. La citaron por (posible) diabetes gestacional a una reunión dirigida por una nutricionista y una doctora, a la cual estaban citadas otras personas, todas con diferentes tipos de diabetes.

En esta reunión le entregaron un medidor de glucosa en la sangre y le dijeron que debía medirla 3 veces al día. Le dieron también una dieta genérica (la misma dieta para todos los asistentes, independientemente del estado de embarazo de mi esposa o del tipo de diabetes del paciente). Luego de esta reunión, debía ir a citas con la nutricionista cada 2 semanas, y a citas médicas cada 2 semanas (una semana con nutricionista y la otra con la partera).

La dieta no le funcionó a mi esposa, ya que estaba basada en las costumbres alimenticias «genéricas» australianas que son muy diferentes a nuestras costumbres colombianas. En la siguiente cita con nutricionista mi esposa le explicó, y le cambiaron la dieta. A partir de ese momento, y hasta el día del parto, tuvo que controlar el tipo de comida.

Puntualidad en el servicio

El servicio, completamente IMPUNTUAL. Citas a las 9 AM que atendían a las 11 o 12 (cuando empiezan a trabajar a las 8:30 AM). En 9 meses de embarazo, con citas cada 4 semanas, luego cada 2 semanas y desde la semana 20 cada semana, sólo nos atendieron puntualmente en las últimas 2 citas, y esto como respuesta a una queja que mi esposa interpuso.

El día del parto

El 31 de Diciembre en cita de control, nos atendió el doctor a las 12 del día, y mi esposa ya tenía contracciones. Muy leves y relativamente espaciadas. Luego del control normal, solicitó otro escaneo de la bebé, para medir frecuencia cardiaca, y nos dijo que volviéramos en la tarde, que  la bebé nacía ese día. A eso de las 5 PM, mi esposa ya tenía contracciones mucho más fuertes, cada 5 a 7 minutos. Llamamos al hospital y nos dijeron que por ahora no fuéramos, que esperáramos a que las contracciones fueran cada 5 minutos y que fueran dolorosas.

Hacia media noche se cumplieron las condiciones (contracciones cada 5 minutos y dolorosas), así que mi esposa, mi hijo y yo salimos hacia el hospital. Siendo año nuevo se nos complicaba encontrar quien nos cuidara a mi hijo, además que queríamos estar juntos. Llegamos al hospital, entramos por urgencias, y no había nadie que nos atendiera. Finalmente en una ventanilla nos dijeron que subiéramos al quinto piso, y luego, a mitad de camino, encontramos una silla de ruedas que mi esposa pudo utilizar. Llegamos al quinto piso, llamamos por un timbre y entramos a una sala. Se supone que con la llamada de la tarde deberían estarnos esperando, pero no había nada preparado.

Organizaron la sala de partos y nos llevaron a todos allá. Es una sala de hospital, amplia, con una sola camilla, una silla grande y un par de sillas pequeñas. Llevamos todo el equipaje, mi hijo se durmió en una de las sillas y yo estaba con mi esposa. Era la 1 AM y ya la bebé pronto nacería.

Una partera estuvo todo el tiempo con nosotros, cuando ya era momento de empezar a pujar llamaron a otra partera y entre las dos guiaron todo el proceso de parto. Cuando la bebé nació la limpiaron e inmediatamente se la dieron a mi esposa. A los pocos minutos mi esposa me la dio y yo la tuve todo el tiempo de ahí en adelante. Aproximadamente 1 hora después la partera jefe revisó a la bebé, y luego 20-30 minutos después la midieron y la pesaron.

Pos-parto en el hospital

De madrugada nos llevaron a la sala de maternidad, donde mi esposa y la bebé se quedarían hasta 2 días. Durante la mañana estuvimos en esa sala, excepto por un momento en el que fui con la partera y la bebé a otra sala, para que le aplicaran las vacunas (Vitamina K y Hepatitis B)

Como mi esposa tuvo el problema de azúcar en la sangre, tuvieron a la bebé en observación por 24 horas, haciéndole pruebas de sangre, para controlarle el azúcar y validar que no tuviera ningún problema.

De nuevo se vio que hay temas en los que las parteras no se ponen de acuerdo, una recomendaba utilizar cremas para la bebé, otra decía que sólo con agua. No dejaron bañar a la bebé sino hasta el 3er día.

Al ser una habitación compartida, no podíamos acompañar a mi esposa 24 horas. El horario de visitas era el siguiente: 9 AM a 12 del día sólo el esposo (pareja) puede estar con la mamá. 12 a 3 PM no puede haber visitas. 3 a 8 PM visitas (2 o 3 al tiempo). 8 a 9:30 PM sólo el esposo (pareja). 9:30 PM a 8 AM sin compañía.

Con esta rutina mi esposa se cansó rápido, quiso llegar pronto a la casa, así que solicitó salir lo antes posible. Finalmente salió después de 1 noche, en lugar del estándar de 2 noches. Nos causó sorpresa que no hubo ningún tipo de control de que la mamá correcta se lleva a la bebé correcta.

Documentos de registro

Antes de salir del hospital nos entregan 2 paquetes.

El primero es un libro verde que contiene toda la información relevante para la bebé, esquema de vacunación, fechas en que se debe llevar a control, así como espacio para que los doctores / enfermeras / parteras escriban lo que consideren necesario.

El segundo es un sobre en el que viene el formulario para registrar a la bebé ante el gobierno australiano (el formulario para obtener el equivalente al «registro civil de nacimiento»), y el formulario para gestionar la inscripción a Medicare, así como (en caso de tener derecho) apoyos del gobierno para la bebé y licencia de maternidad.

Pos-parto en la casa

Luego de llegar a la casa, va una partera del hospital a verificar que todo esté correcto en la casa. En nuestro caso, como salimos antes de tiempo, vinieron 2 veces. La primera vez es al otro día de la salida del hospital (o máximo 2 días después si no es el primer bebé de la pareja) y la segunda vez 2 días después. Ambas veces pesaron a la bebé, y en la segunda esperaban que ya estuviera subiendo de peso (como afortunadamente sucedió). Después de esta visita, dan de alta a la bebé (hasta ese momento sigue siendo paciente del hospital, así ya esté en la casa).

Finalmente, se recibe una visita de una partera del City Council (algo así como la localidad), que también pesa a la bebé, brinda apoyo y explica el esquema de seguimiento que se manejará. Con ella se coordinan las siguientes citas que son cuando la bebé cumpla 2 y 4 semanas (esta vez toca llevarla al centro de salud), y de ahí en adelante, hay un esquema específico para las citas y las vacunas.

Creo que esto es todo lo que quedaba pendiente por escribir. Por mi parte, estoy muy feliz, la bebé nació sana, grande.. lo único es que nació con horario de Colombia, así que nos tiene durmiendo de día y despiertos de noche. Mi ritmo no puede seguir así, ya que el martes vuelvo a trabajar luego de unas semanas de vacaciones.

SIGUIENTE
SIGUIENTE (Cronológico)

Eso que llaman «Calidad de Vida» y otros temas

ANTERIOR
ANTERIOR (Cronológico)

Después de leer los comentarios, ya tengo algunos temas sobre los que hablar. Puntualmente, estoy trabajando en entradas sobre:

  • Calidad de Vida (Esta entrada)
  • Principios y Valores de la sociedad Australiana (Es un tema bastante general, pero igual comentaré mis opiniones al respecto)
  • Embarazo y Parto (Escribiré completo, luego que nazca la bebé)
  • Comida
  • Clima
  • Trabajo Independiente / Trabajo como empleado

Además, debido a mi trabajo, he tenido la posibilidad de conocer aeropuertos, hoteles y restaurantes de Sydney, Perth y Adelaide; he podido pasear un poco por estas ciudades, y he podido hacer realmente turismo en Sydney. Pronto espero escribir una entrada hablando de esto, aunque por esta misma razón,ahora con este trabajo, se me complica un poco más sacar tiempo para escribir, así que las entradas no serán tan seguidas como antes.

Quiero además felicitar por su nuevo trabajo a mi amigo que llegó en Mayo de este año, y a quien tuvimos la posibilidad de apoyarlo y ayudarlo a ubicarse acá en Melbourne.

———-

Calidad de Vida

En uno de los comentarios, hablando de Calidad de vida, preguntaban:

«… me refiero no sólo en lo económico, sino seguridad, calidad de educación, moralidad, principios (…), el trato con el inmigrante en general, la manera de ser de las personas no latinas…»

En otro..

«… tranquilidad, seguridad, transporte, estudio, trato en el trabajo, trato en la calle, centros comerciales, parques, televisión, servicios públicos, compra de casa, compra de carro, cambios de clima…»

Y bueno, hablaré de esos temas y otros.

Tranquilidad y Seguridad:

Australia es un país tranquilo y seguro, en general. Esto no significa que sea un paraíso. No hay masacres, no es común que se encuentren atracos o robos «a mano armada», sin embargo si hay noticias, de vez en cuando, de asesinatos, robos, etc. Australia, al ser una de las «potencias mundiales», está involucrada en temas de control del terrorismo internacional, entonces hay noticias de ataques y redadas, en este sentido.

Más allá de todo esto, es un país muy seguro. Acá en Australia es fácil acostumbrarse a que los niños pequeños (4 años) corran solos y lejos en el parque, controlados, no por miedo a que alguien les vaya a hacer algo malo, sino más bien a que ellos se vayan a golpear o que vayan a molestar a alguien más. Es normal ir en el tram o en el tren y sacar el portatil para adelantar trabajo. Hablar por teléfono celular no es un riesgo contra tu vida, simplemente es un comportamiento como cualquier otro. Sacas el celular y contestas una llamada, revisas el mapa o juegas. en la calle o en transporte público, de día o de noche. Obviamente, nosotros venimos con la costumbre de no dar papaya, y es bueno no bajar totalmente las defensas (no es un paraíso, y cosas pasan), pero la frecuencia de estas cosas malas es muy baja.

El carro se deja parqueado en la calle (en los sitios autorizados), con la tranquilidad que lo encontrarás cuando vuelvas. Obvio, hay zonas donde puede ser riesgoso hacerlo, y en esas zonas no lo haces, pero en general, no hay riesgo que te lo vayan a abrir o a robar. Aplicar el sentido común, sin embargo, es importante. No dejes dentro del carro algo extremadamente valioso. No dejes el carro sin seguro. No dejes el carro encendido, sin seguro y botado. No dejes una maleta abierta, con elementos valiosos.. no des papaya. Pero anda tranquilo y relajado.

Mi Conclusión: Comparando, me parece mejor Australia.

Economía:

Australia se vio afectada por la crisis del 2008, y estamos apenas superando la crisis. El que diga que esto no fue así, está equivocado. Efectivamente, no se vio TAN afectada como Estados Unidos o Europa, pero sí se ven efectos de esto. La contratación bajó dramáticamente desde ese año, y la economía se desaceleró. Empezando 2014 vivimos la peor cifra de desempleo de los últimos años (que igual, comparativamente con cifras mundiales es buena). Se ven noticias de cierres de empresas (las fábricas de automóviles están moviendo sus ensambladoras a otros países cercanos y cerrando las plantas en Australia), supermercados están reduciendo personal, y algunas empresas están tercerizando los servicios de IT a India. Sin embargo, la situación no es crítica. Se encuentra trabajo, no tan fácil como hace algunos años (no vas a llegar a trabajar de una en tu área), pero no es tarea imposible. Yo me demoré 15 meses. Un amigo que terminó maestría acá y empezó a buscar trabajo aproximadamente un año antes que yo llegara, se demoró un poco más de 1 año. Un amigo que llegó hace 7 meses acabó de encontrar trabajo.

Habiendo dicho esto, para empezar no es tan difícil encontrar trabajo casual, y teniendo un trabajo casual, se puede vivir relativamente bien. Con un trabajo de 20 horas a la semana se puede típicamente pagar mercado, servicios, arriendo y transporte. Con más trabajo, se puede vivir mejor. Luego, entrando al mercado laboral, al área de uno, los sueldos suben mucho más y ya se vive bien. Las condiciones laborales son muy buenas. En general el trabajo legal paga bien. Hay gente que se aprovecha (tristemente hay muchos colombianos que se aprovechan de las necesidades de sus compatriotas) y ofrecen trabajos con sueldos por debajo de los límites legales, pagando en efectivo, lo que quiere decir que están evadiendo, y hay gente que los acepta por la necesidad. Australia tiene sus ciudades entre las más caras del mundo, lo que hace muy caro venir a Australia, bien sea de visita o por una temporada más larga; pero así mismo, los sueldos también son muy altos, y luego de entrar en el mercado laboral, ya se vive la otra cara de la moneda, porque puedes ahorrar dólares australianos, y se vuelve más fácil viajar a otros países.

Mi Conclusión: Comparando, me parece mejor Australia.

——————————

Espere en Eso que llaman «Calidad de Vida» (2):

  • Trato con los inmigrantes (En el trabajo, en sitios públicos, etc)
  • La relación con personas de otras culturas
  • Sitios de Recreación (Centros comerciales, parques, estadios, museos, etc)

Espere en Eso que llaman «Calidad de Vida» (3):

  • Educación
  • Radio y Televisión:
  • Servicios Públicos
  • Compra de Casa, Carro y otros bienes

Espere también entradas específicas para:

  • Clima
  • Principios y Valores
  • Otras ciudades.

SIGUIENTE
SIGUIENTE (Cronológico)

La Gran Pregunta: ¿Vale La Pena?

ANTERIOR
ANTERIOR (Cronológica)

Estoy en el proceso de revisar las entradas, los comentarios, darles algún tipo de orden y publicar las preguntas y respuestas más relevantes de los comentarios como entradas del blog. En este proceso me encontré con una pregunta que, no sólo me la hicieron como comentario del blog, sino que yo también me la hago seguido… anoche, hablando con mi esposa nos la hicimos de nuevo.

La pregunta textual que me hicieron en uno de los comentarios fue:

¿Hasta ahora, de acuerdo a lo que has vivido y visto sí vale la pena esa inversión, que la verdad, no es baja?

La respuesta el 22 de Junio fue:

La verdad llevamos poco menos de 2 meses… no sabría que contestar, depende mucho de cómo es la vida de uno antes de migrar, depende mucho de qué tanta tolerancia al cambio se tiene… ¿Me arrepiento de la decisión? NO. ¿Lo haría de nuevo? SI. ¿Es fácil hacerlo? NO. ¿Vale la pena hacerlo? Creo que SI. Para nuestra situación, SI, para como estábamos en Colombia SI. No estábamos mal, estábamos bien. En este momento no estamos mejor que cuando salimos de Colombia (no estamos mucho peor, aunque económicamente si estamos más apretados), pero todavía veo muchas posibilidades para llegar a estar mejor. Conozco una pareja que lleva poco más de 2 años (sin hijos), conozco otras personas que han migrado de otros países… hasta ahora, todos los que conozco están felices… Pero de nuevo, ¿Vale la pena? Depende mucho de lo que tienen en Colombia, de lo que esperan de Australia y de lo dispuestos que están para sacrificar algunas cosas que se tienen en Colombia que no tendrán acá, por lo que tendrán luego en Australia

La respuesta hoy, 9 de Octubre es:

Ahora ya llevamos poco más de 5 meses y sigo sin saber qué contestar. O no, tal vez ya tengo más claro que la respuesta a esta pregunta siempre será Depende. Al migrar, uno siempre gana cosas y pierde cosas. Hoy voy a hacer una lista de lo que siento que he ganado y lo que siento que he perdido. Personalmente valoro más lo ganado que lo perdido y por esto, siento que en mi caso si vale la pena, pero el de ustedes puede ser un caso diferente.

¿Qué hemos perdido?

1. Estabilidad Económica y Laboral. En Colombia yo tenía un buen cargo en una muy buena empresa, con un muy buen salario y mi esposa tenía un buen cargo en una buena empresa y en los primeros meses de este año (después de tener todo listo para viajar, hasta los tiquetes comprados) le hicieron un par de muy buenas ofertas laborales.

2. Cercanía de la Familia. En Colombia estábamos cerca de la familia, si bien yo no los veía tan seguido a todos, sí compartía con algunos todas las semanas y mi esposa hablaba se reunía muy seguido con su familia.

3. Grandes amigos con quién compartir. En Colombia teníamos amigos para todos los planes. Teníamos con quienes reunirnos a jugar juegos de mesa en una noche de sábado, teníamos con quienes ir a cine o alquilar una película y verla en alguna casa, tenía con quienes reunirnos a tomar unos tragos y charlar. Cada cumpleaños lo celebraba 3 veces (con mi esposa e hijo, con la familia y con los amigos), además de las múltiples invitaciones a almorzar de los compañeros de trabajo.

4. Fútbol. En Colombia las Eliminatorias son importantes, el Mundial ni hablar. Ya teníamos amigos que nos estaban proponiendo cuadrar vacaciones para ir a Brasil a ver el Mundial, con otros simplemente haríamos planes de reunirnos a ver los partidos, en caso de no poder viajar. Acá no se tiene ese ambiente, el Fútbol (Soccer) es un deporte más, tan importante como el ciclismo y mucho menos importante que el Footy, el Cricket o el Rugby.

5. Colegio de nuestro hijo. En Colombia teníamos a nuestro hijo en uno de los mejores Colegios. La educación era difícil, pero buena, les exigen a los niños para que sean los mejores… acá, al menos en primaria (no estoy muy seguro que cambie mucho en bachillerato), les enseñan de forma que hasta el «menos brillante» entienda, sin preocuparse demasiado por exigirles para que «den más allá del deber», todavía tengo mis dudas si esto es bueno o no.

6. Apartamento más amplio. En Colombia teníamos un apartamento con 2 habitaciones, estudio, sala-comedor, cocina, 2 baños, relativamente bien ubicado. Acá todavía no lo tenemos. Por ahora sigue en la lista de lo perdido.

¿Que hemos ganado?

1. Tiempo. Tenemos mucho más tiempo para compartir. Si bien es cierto que parte de esto es por no tener trabajo, también es cierto que con el poco trabajo que hemos tenido, hemos podido estar al día en nuestros gastos.

2. Facilidad Económica. En medio de la inestabilidad de no tener un empleo fijo, el hecho que el pago mínimo por hora trabajada en Australia sea (en teoría) de 16 dólares ayuda a que con relativamente pocas horas trabajadas al mes se tenga el suficiente dinero para cubrir con los gastos básicos. Contamos además con el apoyo del gobierno para algunos gastos de nuestro hijo.

3. Nuevos buenos amigos. Hemos conocido personas muy buenas, muy queridas, muy amigables que en este poco tiempo nos han ayudado muchísimo. Personas que han llegado a nuestros corazones y que nos han brindado un abrazo, un consuelo o un consejo en el momento necesario.

4. Calidad de Vida. Es difícil explicarlo, más cuando la estabilidad económica no se tiene (aunque sí algunas facilidades), pero acá la vida es más tranquila, el hecho de poder hablar por celular en la calle sin el miedo a ser víctima de robo, el hecho de poder salir a caminar o a trotar a cualquier hora del día o de la noche… es cierto que Australia no es un paraíso, no es perfecta y también hay crímenes, pero en una proporción mucho menor.

5. Unión como familia. El hecho de estar viviendo esta aventura juntos, sin más familia con nosotros, nos ha acercado mucho más, en pareja y con nuestro hijo.

6. Deportes en paz. Aunque suene triste decirlo (triste por la realidad de mi Colombia), acá podemos ir al estadio en paz; y aunque no veamos fútbol, vemos footy, que es un deporte «intermedio entre el fútbol y el rugby». Realmente es emocionante, pero lo mejor es que con niños muy pequeños se puede ir, de forma segura, al estadio. Se puede uno reunir en la calle con fanáticos del equipo rival, horas antes de la final, y simplemente disfrutar de una fiesta en paz.

7. Facilidades de educación y salud. Si bien no es una maravilla la salud y la educación, estando desempleados en este momento sí tranquiliza que tengamos garantizado el acceso de todos al sistema de salud, y el acceso de nuestro hijo a un buen colegio, no a uno excelente, para el cual habría que pagar, como en cualquier parte, pero si a uno suficientemente bueno, que le brinda las herramientas para seguir creciendo acá en Australia.

8. No me arrepiento. Simplemente esto, hasta ahora, no me arrepiento de la decisión.

En conclusión, ¿Vale la pena? Depende, depende de las expectativas, depende de lo que estén dispuestos a sacrificar, depende de la actitud que decidan tener, depende de sus niveles de frustración ante el fracaso y de deseos de cambio. ¿Vale la pena? No se si para ustedes, pero para mi, todavía la respuesta es SI.

SIGUIENTE
SIGUIENTE (Cronológica)