1615 días… Vale la pena?

ANTERIOR

  • 1615 Días – 53 Meses.
  • 5 viviendas
    • 1 habitacion con acceso a la cocina y a la sala – 3 semanas aprox
    • 1 apartamento de 2 ambientes – 1 habitacion y 1 (sala/comedor/cocina/estudio) – 10+ meses aporx
    • 1 casa de 3 habitaciones, 1 sala, 1 comedor, 1 sala de estar, 1 cocina, 1 patio delantero, 1 patio trasero, 1 garaje – 14+ meses aporx
    • 1 apartamento de 2 habitaciones, 1 sala/comedor, 1 cocina, 1 balcon – 18+ meses aprox
    • 1 apartamento de 3 habitaciones, 1 sala, 1 comedor, 1 cocina – 9 meses y contando…
  • 2 carros
    • “El Pichi(rilo)” – Toyota Corolla Seca – 25 meses
    • “La Pacha” – Nissan XTrial – 20 meses y contando
  • 6 Medios de transporte publico
    • Avión
    • Bus
    • Tranvía (Tram)
    • Tren Eléctrico
    • Tren de Carbón
    • Ferry
  • 6 Trabajos (en caso de los trabajos casuales, usualmente hacia 2 o mas al tiempo)
    • Asistente de instalador de campanas de cocina – 1 mes aprox.
    • Cleaning – 12 meses aprox
    • Mostrando Apartamentos – 15 meses aprox
    • Repartidor de Volantes – 3 meses aprox
    • Kitchen Hand – 4 meses aprox
    • Ing de Sistemas – 39 meses y contando
  • 2 Membresias a Equipos Deportivos
    • Hawthorn Hawks (AFL) – 50 meses y contando
    • Melbourne Stars (Cricket) – 8 meses y contando
  • 2 Eventos de seleccion Australiana
    • Mundial de Cricket (Australia Vs Inglaterra)
    • Eliminatorias al mundial de Futbol (Australia Vs Japon)
  • Varios partidos del abierto de Australia
    • Roger Federer en la Rod Laver Arena
    • Santiago Giraldo en Singles
    • Nadal, Djockovic, Williams… entrenado
  • Participacion en varios eventos deportivos
    • Run Melbourne (Distancias menores)
    • Melbourne Marathon (Distancias menores)
    • Gatorade Triathlon Series (Distancias fun & sprint)
  • 5 Viajes de Vacaciones (2+ noches) en Familia
    • Queenscliff (2013)
    • Sydney (2014)
    • Belgrave Heights (2014)
    • Gold Coast (2015)
    • Phillip Island (2016)
  • 10 Regiones / Ciudades por trabajo (listadas en el orden que las conocí con fecha de la primera vez que fuí)
    • Sydney (Ago 2014)
    • Perth (Sep 2014)
    • Adelaide (Oct 2014)
    • Canberra (Nov 2014)
    • Blue Mountains (Ene 2015)
    • Auckland-NZ (Abr 2015)
    • Geelong (Aug 2015)
    • Hunter Valley (Ene 2016)
    • Brisbane (Feb 2016)
    • Sunshine Coast (Aug 2017)
  • 3 Matrimonios
    • 1 celebracion mia (matrimonio por la iglesia)
    • 1 invitacion a la misa (sin invitacion a la fiesta)
    • 1 invitacion a la misa y a la fiesta.
  • 1 Concierto
  • 2 Obras de Teatro
  • Muchos Amigos
  • Muchos Momentos
  • … Vale la pena? es una pregunta recurrente; es una pregunta que me hago muchas veces al año,  es una pregunta que me hacen muchas veces al año. Sigo pensando que la respuesta es la misma:
    • No hay respuesta única. Vale la pena dependiendo de la situación de cada uno. Vale la pena dependiendo de qué es lo que esperen al venir.
    • Hay muchas cosas buenas, hay algunas cosas que no son tan bueans. hay muchos cambios.
    • En mi caso pesonal, la respuesta es que sigo creyendo que SI!!!

SIGUIENTE

Anuncios

Los Colombianos, Glen Eira, Parte Tres – Entrevista en THIS IS US AUSTRALIA

ANTERIOR

ANTERIOR (Cronológico)

Finalizando esta etapa del proyecto y agradecemos a THIS IS US AUSTRALIA, con la tercera parte, la traducción de la entrevista que le me hicieron a mi hijo. Originalmente solo nos entrevistaron a mi esposa y a mí, pero mi hijo expresó su interés por ser entrevistado, y a Sharon (de This is Australia), le encantó la idea, así que esta entrevista fue unos días después de las que nos hicieron a mi esposa y a mí.

Estos son los links para las traducciones de las dos primeras entrevistas:

Estos son los links originales

Personalmente, me parece un proyecto grandioso en el que “entrevistan a miembros de la comunidad australiana con una historia de migración, bien sea por que ellos migraron a Australia, o por ser hijos de inmigrantes. El proyecto también entrevista a personas con historia de diferencia, tratando de generar entendimiento, tumbar estereotipos y presentar una película más amplia y diversa de los australianos” (me tomo la libertad de hacer una traducción parcial de la descripción del proyecto, original acá).

Espero que les guste, y que les de otra perspectiva de nuestro proceso, esta vez vista desde las preguntas de una australiana.


Los Colombianos, Glen Eira, Parte Tres

Posted on by Sharon Southwell

“El sabor de todo era diferente.”

  • En la entrevista original, en inglés, pueden ver oír fragmento del audio –

Empecemos por contarle a los lectores algo sobre ti, ¿cuántos años tienes?

9 años.

He hablado con tu mamá y tu papá y sé que tienes una hermana, ¿cuántos años tiene ella?

2 años y medio.

Y ¿En qué curso estás?

Estoy en grado Tres. De hecho, Tres/Cuatro(1). También hay estudiantes de grado cuatro en el curso.

¿O sea que estás en grado tres en un salón combinado grado tres/cuatro?

Si.

Puedes empezar contándome, ¿Cómo es un día de colegio para ti? ¿A qué hora te levantas en la mañana?

A las 8 y media, o a las 8, y me alisto para el colegio, y luego a las 9 el colegio empieza. Tenemos japonés, así que a veces es un poco difícil entender, pero normalmente no. A veces también aprendemos inglés. Luego tenemos ‘brain boost’(2). Después de eso seguimos y luego tenemos el refrigerio y más o menos 15 minutos de recreo. Luego tenemos 2 horas en las que aprendemos algo, a veces es el tiempo de deportes. Dependiendo del día. Luego tenemos almuerzo por 30 minutos y luego tenemos media hora de juego y suena la campana. Si es miércoles a viernes, salgo de una para la casa, porque tengo actividades. Los miércoles tengo clases de tenis, los jueves hago escalada en roca y los viernes tengo clases de natación. Esto es lo que hago normalmente. A veces tenemos incursiones y excursiones, por ejemplo, el viernes pasado – ayer – hicimos torta en una incursión, porque estamos hablando de cosas saludables. Hicimos torta de zanahoria

Zanahoria. OK. ¿Qué tal sabía?

Estaba bien. De hecho, era zanahoria y piña, porque también tenía un poco de piña. No sabía qué esperar.

Gracias por mencionar esto, porque estaba pensando “¿Qué es una incursión?”, entonces esto me ha ayudado. Entonces, en un día normal, ¿Qué haces cuando llegas a la casa?

Hago mi tarea. Entonces, en lunes hago 30 minutos de lectura y luego japonés. Tengo estos exámenes… el colegio envía 10 palabras que tengo que estudiar y practicar en la casa. Entonces practico cada palabra 5 veces al día y luego tengo un examen en la casa y cuando llego al colegio tengo el examen del colegio. Si tengo 8 palabras bien, paso el examen. Luego los jueves hago matemáticas, porque el jueves es el día que me envían tarea de matemáticas. La profesora que me dicta japonés también me ensena matemáticas y ella envía las dos tareas el mismo día. Luego juego más o menos 1 hora en tableta o veo TV, después de esto normalmente como y luego me alisto para irme a dormir.

Dime, ¿Cuáles son tus partes favoritas del colegio?

Probablemente el recreo y la hora de ir a casa.

Y ¿Cuáles son las cosas que menos te gustan?

Probablemente matemáticas.

¿Qué haces los sábados y domingos?

Tenemos esto en la casa en lo que en una semana yo hago algo con mi papá y mi hermana hace algo con mi mamá, y la semana siguiente hacemos algo en familia. Hemos ido a Scienceworks y al Museo de Inmigración. Como tenemos la membresía, es barato. Entones esta semana voy con mi mamá y la próxima semana es familiar. En todo caso, eso no es todo el fin de semana. También en algunas tardes puedo jugar en la tableta, lo mismo que entre semana, y si no he hecho mi tarea, la termino.

¿Y los domingos?

Los domingos, voy a la iglesia, y en la iglesia juego con mis amigos, a veces llevo mi tableta y jugamos eso u otra cosa, también, en la iglesia voy a Sunday Club.

¿Qué es Sunday Club?

Es como un servicio pequeño para los niños, hacemos cosas divertidas, pero también aprendemos de Dios.

¿Algo más que hagas sábados o domingos? parecen muy ocupados.

En las tardes de domingo a veces nos encontramos con amigos.

Tu mamá y papá me dicen que son hinchas de los Hawks.

Si, la semana pasada fuimos al estadio y perdimos.

Lo siento… ¿cuántos años tenías cuando vino tu familia de Colombia?

Había cumplido cinco… fue cerca de mi cumpleaños

¿Qué recuerdas de la vida en Colombia?

Me acuerdo que había diferentes tipos de comida. Estaba acostumbrado a la comida de allá. Entonces, cuando llegamos acá, mis papás usaron el mismo estilo de olla, el mismo tipo de aceite, el mismo tipo de carne, y no sabía igual, porque creo que acá la alimentación de los animales es diferente. El sabor era diferente para todo. En Colombia, mis abuelos tienen una tienda, y ellos normalmente me recogían del colegio y me llevaban a la tienda, y allá comía. Era como un tipo de café.

Colombiano: Era una panadería. Acá las panaderías sólo venden pan, pero en Colombia las panaderías hacen pan y lo venden, y además venden comida y café. Se parece más a un café.

¿Y qué te gustaba comer?

En Colombia, los niños toman mucha gaseosa. A mí me gustaba una específica llamada Kola Román, pero esa no la encuentras acá. Extraño eso.

Voy a asegurarme de escribirla bien para hacerle publicidad…

K-O-L-A R-O-M-A-N (Sonrisas).

Puedes ser su imagen. ¿Qué otra comida recuerdas de Colombia?

También me acuerdo de un tipo de sopa, Ajiaco, que tiene pollo, unas cositas chiquitas – no estoy seguro como se llaman – tres tipos de papa, a veces también tiene una crema. Esta sopa se come con arroz y aguacate. También puede tener maíz.

¿Qué otras cosas recuerdas de Colombia?

Me acuerdo que el colegio era diferente. Era muy grande. Como yo era chiquito, no podía correr por todo el colegio. Teníamos nuestra propia sección. Si te ibas por ahí, por cualquier parte, cuando sonaba la campana podrías estar al otro lado del colegio y te podrías demora media hora en volver.

Entonces era un colegio grande

Sí, creo que tenía hasta universidad.

Colombiano: Tenia hasta bachillerato (secundaria).
Colombianito: Iba desde kínder hasta bachillerato y era muy grande. Arte era al otro lado del colegio. Había un área donde podías hacer eso. No recuerdo que tuviera clase de música.

Voy a preguntarle a tu papá si hay otras historias que conozcas de la vida en Colombia.
¿Hay otras historias que Colombianito pueda saber sobre la vida en Colombia?

Colombiano: ¿Qué tal hablar de familia?
Colombianito: Luego de la panadería, iba a donde mis abuelos, a su casa. Mi tía y mi tío todavía viven ahí con mis abuelos. Es un apartamento de 3 habitaciones. La habitación principal tiene baño y había otro baño cerca de la sala, así que, si uno estaba ocupado, podías usar el otro.

Es muy conveniente cuando esto pasa. Eso también pasa a veces acá en Australia, pero no en todas las casas.

En Australia sólo hemos estado en casas con un solo baño. No es un cambio muy grande, pero igual es un cambio.

Cuéntame, ¿qué cosas te han contado tus papás de la vida en Colombia?

Me acuerdo que mi mamá contó una vez que cuando estaba pequeña estaba en un sitio como Chadstone en Colombia – un centro comercial grande. Y hubo un problema con las FARC, creo que así se llaman, no estoy seguro. Creo que ya pararon, y creo que ya no es tan grave. Bueno, el cuento es que ellos ponían bombas, entonces me acuerdo que mi mama dijo algo de una bomba mientras ella estaba en el centro comercial, y ella tenía un helado de chocolate y le toco salir corriendo, y se le cayó el helado de chocolate, porque tenía que poner atención.

¿Atención a correr?

Sí, porque estaban corriendo.

Esto suena como algo importante y tenebroso que le paso a ella cuando estaba pequeña.
¿Qué otras cosas te han contado tus papás?

Las vías en Colombia son diferentes, mas destapadas.

¿Te acuerdas de esto?

Si. No todas las vías son como las que tenemos acá, que están bien planeadas y tiene las líneas. En Colombia son un poquito más destapadas a veces, tienen huecos en las vías o en las aceras, pero principalmente en las vías.

Pensando en cuando llegaste a Australia, ya nos dijiste que la comida era diferente. ¿Qué otras cosas te parecieron realmente distintas al llegar?

No podía entender a nadie. Yo no sabía inglés. Entonces fui al colegio al que voy ahora, que es un colegio bilingüe, pero como los sonidos del japonés se parecen más al español, entendí fácilmente el japonés, pero no tanto el inglés. Así que me enviaron a un colegio donde enseñan específicamente inglés. También jugábamos, pero casi todo el tiempo estábamos aprendiendo inglés. Entonces fui a este colegio por seis meses y aprendí inglés, y volví al colegio donde estoy ahora. Entonces hubo un cambio, cuando fui al colegio de inglés y volví, porque ya sabía inglés, entonces el japonés era un poco más difícil de cierta forma, porque ya entendía inglés.

¿Cómo fue aprender un nuevo idioma?

En ese colegio había gente de muchos países. Recuerdo que me hice amigo de un niño de Corea, también me hice amigo de otro niño, creo que era de India. Ellos también estaban aprendiendo inglés. Yo estaba en un grado bajo, estaba en prep. Había otros grados más altos. También era amigo de un niño de Japón. El colegio era multicultural.

Además del idioma, ¿qué otras cosas recuerdas que fueran muy diferentes cuando llegaste a Australia?

En cada suburbio o en cada calle hay un centro comercial cerca, hay como Coles o Woolworths(3). En Colombia, no siempre eran tan cerca y a veces tomaba mucho tiempo ir a las tiendas, a veces, pero a veces podían estar cerca. También me acuerdo de las oficinas. En Colombia, mi mama se demoraba como dos horas para ir al trabajo y mi papa también se demoraba, creo, una hora y media, así que sus oficinas estaban lejos de lo que normalmente están acá, porque en Australia normalmente te demoras media hora en ir a la oficina. Si, la gente a veces vive más cerca, entonces… entonces, eso fue otro cambio, pero este fue un buen cambio, porque puedo ver a mi papa. En Colombia me acuerdo que mi papa… él trabajaba… solo lo veía en las mañanas y en los fines de semana. El venía a la casa muy tarde y empezaba temprano en la mañana. Acá todavía empieza temprano en la mañana, pero no llega a la casa tan tarde. Este fue un buen cambio. No todos los cambios fueron malos.

Solo chequeando con tu papa… ¿Hay alguna otra historia de cómo cambiaron las cosas que piensa que Colombianito nos pueda contar?

Colombiano: Pensaba que el principal cambio para él fue la comida y él lo ha confirmado hoy.

¿Hay cosas de Colombia que tu familia prepare acá?

Arepa, son unas cosas redondas que tienen queso y mantequilla, creo. No estoy seguro. Mi mamá las sabe hacer, mi papá no sabe cómo se hacen, pero igual saben un poquito diferente.
También teníamos esta bebida de chocolate, se llama Chocolisto, como no comía mucho, el doctor les recomendó una medicina para que le pusieran al Chocolisto. Yo descubría el sabor, entonces mis papas empezaron a reducir la cantidad de medicina, e igual seguía sintiendo el sabor, y ellos siguieron recortando la cantidad.

¿En algún momento la cantidad fue suficientemente pequeña que no la sentiste?

Colombiano: No, nos rendimos.
Colombianito: Esto es porque los niños tienen un sentido del gusto mejor al de los adultos.

A veces es difícil para las personas que llegan encontrar todos los ingredientes que necesitan para preparar sus platos. ¿Hay alguna otra cosa que pueda interesar a los lectores sobre la comida en Colombia?

Colombiano: Si. En Colombia estamos acostumbrados a tener muchas frutas: diferentes tipos de frutas. Acá no se encuentran estos tipos de fruta, o a veces son muy costosos. En cuanto a ingredientes, puede que encontremos casi todos los ingredientes, pero igual la comida sabe diferente, aun con los mismos ingredientes.
La comida es importante

Colombiano: Otra diferencia es que también pasábamos tiempo con la familia extendida.

¿Que extrañas de Colombia?

Extraño a mi familia, pero no tanto, porque normalmente hablamos con ellos, y algunos han venido.

¿Qué cosas te gustan de Melbourne?

En Colombia, no veíamos tantos parques, pero acá hay muchos parques y cosas que puedes hacer. Me acuerdo que en Colombia tienes que caminar cogido de la mano de los adultos, porque puede ser un poco peligroso, alguien puede robarte, así que eso es otro tipo de cambio.

¿Qué cosas no te gustan de Melbourne?

(Pausa).

Si se te ocurre algo, por favor dime. ¿Qué sería aquello que alguien que no te conoce y te ve en la calle o acá en la biblioteca se sorprendería al saber de ti?

Que practico deportes, porque soy muy flaco. Escalo roca, practico tenis y natación.

¿Cuál de esos es tu favorito?

Tenis.

¿Que te gusta del tenis?

Me han enseñado mas de ese deporte, así que me gusta más que los otros deportes.

¿Cuánto tiempo llevas practicándolo?

Como dos años o dos años y medio.

¿Hay algo más que te gustaría contarle a quien esté leyendo esta entrevista?

En Colombia, normalmente no me encontraba monedas. Acá las encuentro cerca de las estaciones del tren, siempre reviso las maquinas. Mi amigo dice que los martes son sus días de suerte, porque siempre encuentra monedas en el piso cerca de la estación.

¿Dónde encuentras estas monedas? ¿Adentro de la estación, o cerca de la entrada?

En las maquinas, a veces la gente olvida llevarse el cambio.

OK, y tu amigo dice que los martes son los días de suerte. Tendré que revisar en mi estación.

—–

Traducido por (Translated by) Colombiano.

Notas de la traducción:

(1) En Australia es común encontrar que en los colegios combinen los cursos, así que tienen salones de grado 1/2, 3/4, 5/6en los que hay alumnos de ambos grados, ven temas similares, pero con un nivel de complejidad diferente, también aprovechan y los alumnos menores aprenden no solo de los profesores o de sus compañeros, sino de los alumnos mayores.

(2) Brain Boost – Especie de refrigerio que consiste en frutas o verduras. Los niños tienen 5 minutos para comerlo y luego siguen en la clase. No es un “descanso” o “recreo”.

(3) Cadenas de Supermercados. Equivalentes a El Exito, Carrefour, Jumbo, La 14.


Si están en Australia y quieren hacer parte del proyecto, busca más información en – If you are already in Australia, and want to be part of this project, look for additional information in:

Project Description


SIGUIENTE

Estilo de vida saludable

ANTERIOR

ANTERIOR (Cronologico)

Correr, montar bicicleta, nadar, yoga, gym, entrenamiento personal, futbol, AFL, rugby, cricket… la gente en Australia hace deporte, no todos, pero… casi todos. No importa la hora, no importa el clima, en el parque hay personas haciendo ejercicio, en el gimnasio hay personas haciendo ejercicio, en la calle hay personas haciendo ejercicio.

La gente en Australia no solo hace ejercicio, también se alimenta bien. La lonchera de los niños no tiene paquetes, no tiene gaseosa. Los niños llevan al colegio fruta, verdura, almuerzo saludable. En las fiestas de cumpleaños de los niños no ofrecen gaseosa, ofrecen jugo o agua. En el almuerzo es muy común tomar agua, en lugar de jugos o gaseosas, no todo el mundo es así, pero… casi todos.

Yo no era así, pero en este post les voy a contar la historia de cómo me estoy volviendo así.

…cuando estaba en la universidad hacia caminatas por las montañas, escalaba roca, jugaba futbol los fines de semana, corría subiendo y bajando escaleras, y no me cansaba…

…empecé a trabajar, empecé a caminar menos y empecé a comer más…

…me salió un excelente trabajo en el que tenía que viajar mucho, y con los viajes vienen los viáticos, y como toca gastarlos o perderlos, pues a “comer como consultor”…

…la ropa empieza a quedar apretada, pero no le doy importancia, como ya está quedándose vieja, pues compro ropa nueva…

…glucosa, tensión arterial, triglicéridos, colesterol, todos los indicadores por las nubes…

…tengo que bajar de peso y empezar a hacer ejercicio ya! (pero eso dura un tiempo), estabilizo, pero no mejoro…

…estamos en proceso de migración a Australia, luego de un tiempo sale la residencia y viajamos…

…como inmigrantes, todavía no tenemos trabajo, ni carro, entonces pues a caminar se dijo. Camino para llevar a mi hijo al colegio, camino para recogerlo, camino para todo lado. El estado físico mejora un poquito, pero la alimentación es la misma…

…la realidad es que me estoy engordando más, de a poquitos, y “sin darme cuenta”. Llega el invierno y toca comprar más ropa, otra vez una talla más grande, “es que las tallas acá son diferentes”…

…después de un año decido ir al médico, me mide y me pesa: más de 100 cm de barriga, más de 95 kg de peso, tensión por las nubes. Me manda hacer exámenes de glucosa, triglicéridos, etc.; afortunadamente en algo mejore la comida y esos indicadores están medianamente normales. Me recomienda ejercicio, al menos 20 minutos diarios, al menos 3 días a la semana…

…intento caminar, intento hacer ejercicio, pero me quedo en el intento…

…con el trabajo tengo presupuesto, contrato una entrenadora personal y con ella mejoro, pero le sale un trabajo tiempo completo y no puede seguir…

…intento hacerlo solo, realmente no es fácil, (realmente es más fácil sacar excusas), y pues bueno, no estoy tan mal…

Hasta que un día de 2015, viendo TV, mi hijo me pregunta, “papá, ¿Por qué no vas a The Biggest Looser?”, ¿de verdad me ve así de gordo? Me miro al espejo y por fin veo la realidad: Estoy Obeso.

…durante el último mes en el que mi entrenadora personal me renuncia y me doy cuenta que estoy obeso, un amigo ha estado participando de un programa de salud. Incluye productos vendidos por una empresa multinivel (no quiero hacer publicidad), y en medio de mi desespero (estoy obeso, llevo obeso muchos años y no he podido bajar de peso así lo haya intentado), decido entrar en ese programa, finalmente el presupuesto lo tengo, ya que no tengo entrenadora…

…el programa incluye caminar 10.000 pasos al día, mejorar la alimentación, y utilizar los productos solo para suplementar vitaminas, minerales y fibra que se deja de comer al hacer cortes en la alimentación. Compro una manilla para contar pasos y empiezo con esa meta: 10.000 pasos al día. Como no puedo mantener estrictamente la rutina de comida, ya que hay opciones que no encuentro en los hoteles, me impongo una nueva meta: 11.000 pasos al día…

…en mí día a día, antes de empezar con el programa de salud, estaba haciendo entre 1.500 y 2.500 pasos diarios, así que me toca empezar a caminar más. Empiezo a caminar y me empieza a gustar. Termino cansado, pero en el mediano plazo estoy más animado. Me duelen las piernas, pero estoy más despierto. Necesito nuevas metas. El programa es bueno, por primera vez en años mi barriga mide menos de 100 cm y peso menos de 90 kg, pero no me quiero quedar aquí, tengo que seguir hasta estar saludable…

…empiezo a buscar nuevas metas, nuevas carreras, 3k, 5k, 10k… luego, por cosas de la vida, por conversaciones con un amigo, termino con una meta mucho mayor, y empiezo a entrenar para participar en triatlones…

…hablando con diferentes personas, comparto lo que estoy haciendo y descubro que son muchos quienes hacen ejercicio, y se alimentan bien. Comparto buenas prácticas, encuentro apoyo…

…pasa el tiempo y me inscribo en un equipo de triatlón, me reúno con el coach y me fijo metas. Compito en 2 triatlones en el verano de 2015-2016. Voy por un muy buen camino, bajo de peso, mejoro mi estado físico…

…entreno casi todos los días, corro, nado o monto bicicleta, aun si estoy de viaje (y por trabajo estoy de viaje gran parte del tiempo). Llega el invierno, y es mucho más difícil. Los días son cortos, las noches son frías y me enfermo…

…debido a la enfermedad, no puedo entrenar casi, pasa más de un mes en el que entreno menos de 2 veces a la semana…

…retomar los entrenamientos es mucho más difícil de lo que esperaba. Por más que lo intento no logro llegar a los niveles de ejercicio que estaba haciendo en la primera mitad del año, sin embargo me inscribo en las triatlones del verano…

…mejoramos la alimentación en casa, comemos muchos más vegetales, verduras, mucho menos carbohidratos…

…incremento mi entrenamiento pero no llega al nivel del verano de 2015-2016, sin embargo, con las triatlones en verano, subo el nivel de esfuerzo…

…corro la primera de las carreras del verano, me da durísimo, la termino, pero mi tiempo no es para nada cercano al del año anterior…

…sigo entrenando, pero temas personales me obligan a faltar a la segunda carrera…

…corro la tercera carrera (finales de enero de 2017), y me sobrecargo. Termino lesionado, se acabó la temporada…

…pasan los meses e intento retomar el entrenamiento, pero cada vez que intento correr, un dolor muy fuerte me afecta, me doy más tiempo de recuperación…

…mientras tanto, unos amigos nos comparten información de una empresa que envía los ingredientes naturales, de productores australianos, y las recetas, para que uno cocine en la casa. Son recetas ricas y saludables, y no es mucho más costoso que comprar los ingredientes en el supermercado. Es una muy buena opción, gracias a eso hemos aprendido a comer muchos más tipos de vegetales y comidas más saludables…

…finalmente pasa tanto tiempo que voy al médico, me hace un ultrasonido y no encuentra nada. Me envía a fisioterapia, y ahí voy…

Por ahora no puedo entrenar, ya me autorizaron montar bicicleta de nuevo, pero no puedo correr.

Y… ¿Qué tiene que ver esto con vivir en Australia?

Bueno:

  1. Hay mucho acceso a lugares públicos para hacer deporte, piscinas públicas, playas vigiladas, ciclo rutas, lugares seguros para correr o montar en bicicleta o nadar (o practicar otros deportes).
  2. El deporte es parte de la cultura, entonces es normal en la hora del almuerzo cambiarse de ropa, salir a hacer deporte, volver, ducharse en la oficina y seguir trabajando, o hacer deporte antes de trabajo, ducharse en la oficina y alistarse para trabajar.
  3. Hay muchos clubes deportivos a los que es fácil inscribirse y participar.
  4. La cultura del deporte no solo es como participante, sino como espectador, hay muchas facilidades para ver deportes y participar en deportes, en familia.
  5. La cultura de la buena alimentación también es generalizada, es muy común encontrar opciones saludables, es muy común no tomar gaseosas (o tomar muy pocas).

Se vive una cultura de vida saludable, y esa es otra de las razones por las que Australia es tan buen vividero.

SIGUIENTE

Los Colombianos, Glen Eira, Parte Dos – Entrevista en THIS IS US AUSTRALIA

ANTERIOR

Continuando con el proyecto y de nuevo agradeciendo a THIS IS US AUSTRALIA, esta es la segunda parte, la traduccion de la entrevista que me hicieron a mi. La traduccion de la primera parte la pueden ver en el link “ANTERIOR” al inicio de esta entrada. Personalmente, me parece un proyecto grandioso en el que “entrevistan  a miembros de la comunidad australiana con una historia de migracion, bien sea por que ellos migraron a Australia, o por ser hijos de inmigrantes. El proyecto tambien entrevista a personas con historia de diferencia, tratando de generar entendimiento, tumbar estereotipos y presentar una pelicula más amplia y diversa de los australianos” (me tomo la libertad de hacer una traduccion parcial de la descripcion del proyecto, original acá).

Como parte del proyecto nos entrevistaron, a mi esposa y a mi. El sábado pasado publicaron la entrevista de mi esposa, y hoy, con autorización del proyecto, publico mi traducción de la entrevista. Si quieren leer el original en inglés, los invito a acceder a la entrevista: The Colombians, Glen Eira, Part Two

Espero que les guste, y que les de otra perspectiva de nuestro proceso, esta vez vista desde las preguntas de una australiana.


Los Colombianos, Glen Eira, Parte Dos

Posted on August 4, 2017 by Sharon Southwell

“Australia es más grande que los extremismos y espero que siga siendo así.”

  • En la entrevista original, en inglés, pueden ver oír fragmento del audio –

Entonces, Colombiano, para empezar, ¿puedes describirme un día típico?

La respuesta la dividiría entre un día típico entre semana y un día típico de fin de semana. Son muy diferentes, pero entre ellos muy típicos. Entre semana, usualmente me levanto entre 5 y 5:30 AM y me alisto para ir al trabajo. Mi esposa y mis hijos se quedan durmiendo. Yo me hago mi desayuno, usualmente un café caliente y salgo a la oficina. Mientras me alisto y mientras voy a la oficina oigo radio de Colombia. Me gusta escuchar radio de Colombia en las mañanas, eso serían los programas de radio de la tarde. Por la diferencia horaria, mientras acá son las 5 o 6 de la mañana, allá son las 3 o 4 de la tarde, así que escucho los programas de la tarde en mis mañanas, lo cual es chévere, porque me da una conexión con Colombia, las noticias, la vida y los deportes. Entonces, mientras oigo radio colombiana por internet, tomo el Tram o camino a la estación de tren. Si es invierno, usualmente voy en Tram, pero en cualquier otra estación camino al tren, y  ahí voy en tren al centro de la ciudad a trabajar. Trabajo como instructor técnico, básicamente, entreno a las personas que utilizan el software que vende la compañía para la que trabajo. Así que entreno clientes – entrenamiento corporativo – lo que es interesante. Aproximadamente 60% del tiempo estoy en Melbourne y el otro 30 a 40% del tiempo estoy viajando. Si tengo que viajar a otro estado a dictar cursos, viajo en la noche anterior al curso, domingo o entre semana. Generalmente estos cursos duran 3 días, y yo retorno a Melbourne en la noche del último día de curso. Igual, si estoy en Melbourne o viajando, las mañanas son muy similares, y en la oficina estoy dictando curso todo el día. En la tarde, me devuelvo al hotel o a la casa si estoy en Melbourne, comparto con mis hijos, veo algo de televisión, comparto con mi esposa y luego a dormir, eso sería un día entre semana.

En fin de semana, vamos a la iglesia casi todos los domingos. Tratamos de ir a la iglesia en la mañana. Salimos de la iglesia hacia medio día, y en la tarde es tiempo de familia. Luego los sábados, estamos intentando al menos una vez al mes hacer una salida familiar, o alguna actividad, no quedarnos en la casa. Por ejemplo vamos al centro comercial, o a un museo, o a la playa si el clima lo permite. En la noche nos sentamos en familia a ver AFL. El año que llegamos, un día mi hijo llego del colegio y me dijo “Papa, juguemos futbol”. Yo le dije. “OK, juguemos futbol!” y fui por el balón Redondo. El me respondió, “No, no, futbol, con el balón ovalado”. Yo le dije “OK, voy a jugar contigo, pero primero tengo que aprender cómo se juega”. Al migrar, yo sabía que los deportes son importantes en Australia, en general los deportes son una buena manera de entablar conversaciones con las personas, así que hicimos la tarea, vimos rugby, aprendimos las reglas. Luego nos mudamos a Melbourne, y nos dimos cuenta que habíamos hecho la tarea equivocada, así que me toco empezar de nuevo. Pero está bien, me gusta ver AFL.

Tengo entendido que son hinchas de Los Hawks. ¿Cómo tomaron esta decisión?

Cuando recién llegamos a Melbourne, vivíamos en uno de los suburbios de Glen Eira, vivíamos sobre la Hawthorn Road. Como la mayoría de los equipos de AFL están nombrados de acuerdo al suburbio, buscamos un equipo con el nombre del suburbio donde vivíamos, pero no existía ese equipo, entonces vimos a los Hawthorn Hawks, y pues bueno, “ya que vivimos en Hawthorn Road, por qué no ir por los Hawthorn Hawks” y listo, así fue como empezamos a apoyarlos. Ya luego fueron campeones ese año, y los 2 años siguientes. No nos hicimos hinchas de ellos por haber ganado el primer año que estuvimos en Australia – eso fue suerte – pero creo que eso si ayudo a que nos engancháramos con el deporte; nos hicimos hinchas de los Hawks por que vivíamos en Hawthorn Road.

¿Cómo era la vida en Colombia?

Vivíamos bien. La razón para migrar no fue porque estuviéramos mal. Vivíamos bien. No teníamos dificultades. Yo trabajaba para una Buena empresa, un gran lugar para trabajar, de las que están en la lista “Great place to Work”. Tenía un buen cargo, y mi esposa también tenía un buen trabajo, pero no teníamos muy buena calidad de vida. Entonces, ¿Cómo era un día típico en Colombia? Los niños empiezan colegio cuando están muy jóvenes. Acá es obligatorio desde los 5 años, en Colombia desde los 4 años, pero extraoficialmente desde mucho antes, un poco más de 1 año o algo así. En Colombia es difícil para las familias, no es común como acá que uno de los padres se pueda quedar en la casa con los hijos mientras el otro trabaja, y luego más adelante ambos trabajan. En Colombia mi hijo iba al jardín infantil a las 6:30 de la mañana. A esa hora mi esposa ya estaba camino al trabajo, yo lo dejaba en el bus del colegio y salía para la oficina. Empezábamos muy temprano en la mañana. Luego él estaba en el colegio hasta las 3:30PM y el bus del colegio lo dejaba donde mis suegros hacia las 4:30PM. Finalmente yo lo recogía de donde mis suegros hacia las 6PM, y mi esposa llegaría a casa hacia las 7:30PM de la oficina. Así que básicamente nos levantábamos, enviábamos a mi hijo al colegio, íbamos a trabajar, volvíamos a la casa, comíamos en la noche, luego lo ayudábamos a hacer tareas – porque tienen bastante tarea desde muy pequeños – y luego a dormir. En el fin de semana, compartiríamos con amigos y familia.

Por otro lado, como pensamiento al margen, la seguridad en Colombia no es tan grave como la muestran en las noticias, al menos no en las grandes ciudades. La gente me pregunta mucho “¿Es seguro ir a Colombia?” y mi respuesta es “Si, si te quedas en los lugares seguros”. En otras palabras, estas seguro si te quedas en los lugares buenos de la ciudad, si no vas paseando por ahí a los barrios peligrosos, y si no te alejas mucho de las zonas principales. Si vas a barrios o lugares donde no te han invitado, puede ser peligroso. Como colombianos, sabemos a qué lugares ir y de donde mantenernos alejados, y no vamos por allá. Entonces es perfectamente seguro, comparado con lo que se puede ver en shows de televisión. Definitivamente no es común ver personas con pistolas en las calles. Eso no pasa, a menos que vayas a ciertos lugares. No es común el secuestro. Nada de eso. En ese sentido, la vida es segura, sin embargo, no es tan seguro como acá. Yo no sacaría mi computador portátil para trabajar en el transporte público. Me lo robarían más rápido que lo que me demoro sacándolo. Cuando acá estas en un café, si necesitas ir al baño y dejas la maleta en la silla, usualmente no pasa nada, mientras que en Colombia, tan pronto le das la espalda a tu maleta, se la pueden llevar. Así que tienes que estar mucho más atento a tus alrededores, mucho más atento a donde están tus cosas o donde están tus hijos. De nuevo, creciendo allá, así es como era la vida. No generaba miedo; simplemente era la realidad.

¿Qué los trajo a Australia?

Cuando estaba en el colegio, tuve la bendición de ser muy Bueno en matemáticas y pude viajar y participar en varias olimpiadas de matemáticas. Tuve la oportunidad de viajar a diferentes lugares: Estados Unidos, Canadá, Taiwán, Argentina, Chile… tuve la oportunidad, no solo de viajar a esos lugares, sino también de compartir con personas de alrededor del mundo que estaban participando en las olimpiadas. Eso abrió mis ojos, porque en Colombia, prácticamente lo único que ves son colombianos, mientras que acá en Australia ves personas de todo el mundo. Acá yo puedo ir en el transporte público y estar hablando español, y los que están sentados frente a mi pueden ir hablando inglés, y luego alguien más va hablando alemán – en fin, 10 lenguajes diferentes en un Tram o bus. En Colombia es extraño ver extranjeros, y si los ves, usualmente vienen de trabajo y generalmente solo de Europa o Estados Unidos. Es muy raro ver alguien de Asia, y más raro aun ver alguien de África. Entonces estos viajes abrieron mis ojos. Yo sabía que había personas de otros países, pero poder compartir con ellos fue muy bueno, y desde ese momento yo tenía en mi mente vivir fuera de Colombia, aprender de otras personas.

Por otro lado, mi esposa también tenía sus razones por las que quería salir de Colombia, entonces cuando empezamos a salir, ella me dijo “no estoy segura de querer empezar un noviazgo contigo, pero no porque no lo quiera hacer”. Ella tenía planeado irse a vivir a Francia al terminar universidad, porque tiene una familiar viviendo allá.  Entonces me dijo “No estoy segura si vale la pena empezar una relación, porque yo pienso irme del país en menos de dos años”. Mi respuesta fue, “pues nos vamos juntos. Yo también quiero irme del país, entonces por mí no hay problema”. Originalmente pensamos en Europa, Francia o Inglaterra. Eran nuestros destinos originales, esto es antes de 2008. De hecho asistimos a un par de presentaciones de agentes migratorios, básicamente promocionando diferentes países. Casi empezamos un proceso a Canadá, pero vino 2008, la crisis financiera mundial, y de repente las personas estaban retornando a Colombia, porque la economía en estos países no iba bien. Yo estaba trabajando para una compañía alemana y estaba ahorrando para empezar el proceso, pero debido a la crisis, un día me dijeron “Usted es muy costoso para nosotros. Es un buen trabajador, pero la crisis esta grave y tenemos que contratar a alguien más económico, muchas gracias”.

Así que nos tocó pausar el proceso. Si, teníamos sueños de un futuro, pero necesitábamos vivir el presente. Luego un conocido mío conocía a alguien que tenía una agencia que lleva estudiantes a Nueva Zelanda y él sabía de nuestros planes de salir de Colombia, así que me pregunto “¿Quieren reunirse con ella?” y yo dije “OK”. Ofrecía opciones interesantes de estudio en Nueva Zelanda, pero no queríamos viajar como estudiantes. Ya teníamos a nuestro hijo – era un bebe en ese momento – y como ya mencione, no estábamos en una situación desesperada. Teníamos trabajo, así que nuestra decisión era que si salíamos de Colombia, lo haríamos como residentes, sabíamos que nos íbamos a quedar, no como estudiantes, con la obligación de retornar. Así que le dijimos “Gracias, pero no gracias”, sin embargo, a partir de esa sesión informativa, miramos a este lado del mundo. “Si no es Nueva Zelanda, ¿por qué no Australia?” y empezamos a investigar. Pareció ser la mejor opción para nosotros, así que empezamos el proceso y rezamos para que se cayera pronto, o que resultara muy rápido. Fue un proceso muy rápido. Cuando llegamos a Australia, realmente creíamos que venir a Australia como residente permanente era fácil. En realidad fue fácil por ser una respuesta a oración. El primer pago que hicimos al agente migratorio fue en Diciembre, para Abril del próximo año ya había certificado mi estudio y experiencia con ACS, en Junio estábamos enviando la aplicación a residencia y para Octubre ya habíamos recibido la residencia permanente. Entonces fue un proceso de 10 meses entre el primer contacto y el momento de tener la residencia, y luego menos de 8 meses después ya habíamos llegado a Australia. En total menos de 18 meses entre el momento que empezamos el proceso y el momento que llegamos a Australia.

Entonces ustedes ya eran residentes permanentes cuando vinieron. Tenían esa seguridad que querían.

Sí, claro. Yo todavía creo que, de no haber sido de esa forma, no habríamos dejado Colombia, porque estábamos bien. Teníamos buenos trabajos. Yo había sido ascendido unos meses antes de obtener la residencia permanente, y 3 meses antes de migrar a mi esposa le presentaron una muy buena oferta de empleo, pero pues estábamos felices de poder venir a Australia, que es uno de los mejores lugares para vivir y crecer, así que no había ninguna oferta laboral, por buena que fuera, que nos hiciera quedar, porque veníamos como residentes permanentes.

¿Cómo ha cambiado la vida al venir acá?

Vinimos de Colombia hace cuatro años y medio… de hecho, hace cuatro años y tres meses. La vida ha cambiado mucho. Por un lado, hay algo muy australiano en la expresión “no worries” (no te preocupes / tómala suave). Creo, y de hecho se lo dije a alguien la semana pasada, que los australianos realmente viven de acuerdo a esta expresión, en el sentido que se preocupan por lo que se deben preocupar, pero no se preocupan por lo que no merece preocupación. Es una cultura muy relajada en muchos sentidos, al menos eso me parece. Puedes vivir bien con un salario básico. Claro que necesitas trabajar, porque esa es la vida, y si no trabajas… bueno. Pero aun si no puedes encontrar un buen trabajo, aun si solo tienes un trabajo casual, y solo trabajas unas pocas horas a la semana, esto puede ser suficiente para sobrevivir, para tener una vida suficientemente buena, un lugar para vivir, comida, un colegio bueno para tus hijos y salud. Entonces una forma en la que Australia es un buen lugar para vivir es que no tienes que preocuparte por las cosas básicas. Si por alguna razón pierdo mi trabajo, no niego que será difícil, pero tengo la seguridad que las cosas básicas están cubiertas, no me faltara un techo o comida. Claro que habrá muchas cosas en las que tendremos que apretarnos, pero… me tomo alrededor de un año encontrar trabajo capacitado en lo que hago, entonces por ese año vivimos de trabajos casuales, y estábamos bien. Es muy bueno tener la certeza que las cosas estarán al menos bien.

También ha cambiado mi forma de ver los subsidios del gobierno hacia las personas. Creciendo en Colombia, siempre tuve un pensamiento muy “de derecha”, pensando “Uno debe trabajar; si uno trabaja, uno será capaz de obtener lo que necesite y si uno no tiene las cosas, es porque no ha trabajado lo suficiente por ellas, ¿Por qué debe el gobierno ayudar a personas que no quiere trabajar? ¿Por qué debe el gobierno ayudar a quienes no están trabajando? Si, tal vez por algunas semanas pero luego, necesitan encontrar un trabajo”. Así es como pensaba, y de hecho fue muy impactante para mí, porque me tomo más de un año encontrar un trabajo calificado. Tuvimos que vivir con apoyo del gobierno por algunos meses, y pudimos hacerlo gracias a que teníamos un niño. Si no hubiera estado nuestro hijo, no habríamos tenido acceso a subsidio, entonces tuvimos suerte de tener a nuestro hijo. En ese momento tuvimos mucho apoyo del gobierno, lo que me hizo pensar “No es que no esté buscando un trabajo; no es que no quiera trabajar; es que simplemente no he podido hacerlo”. Eso realmente me hizo ver el sentido de los subsidios. Todavía creo que debe ser muy supervisado, porque creo y sé que hay gente que abusa del sistema, entonces deben verificar bien que esto no pase, pero si me hizo pensar que de hecho tiene sentido subsidiar y apoyar a algunas personas. Por ejemplo, en nuestro caso, recibir ese subsidio del gobierno nos ayudó a preocuparnos menos en subsistir día a día y preocuparnos más por obtener el trabajo adecuado, lo que es más beneficioso para todos en el largo plazo. Así que me hizo cambiar mi pensamiento político en ese sentido.

Me hizo también reevaluar el valor que le doy al estudio. En Colombia, no hay un sistema explícito de clases, como lo puedes encontrar en otras culturas, pero claramente si hay un sistema extraoficial. Hay clase alta, media y baja, y esto está muy apegado a la idea que si trabajas lo suficientemente fuerte puedes llegar allá – pero tal vez no tanto ahora. Si quieres tener un buen trabajo, debes tener un título universitario, más algunos estudios adicionales, al menos. Eso es lo mínimo. Si no tienes un título universitario más algunos estudios extra, no obtienes un buen trabajo y no podrás tampoco tener un buen estilo de vida. De hecho, viviendo acá he pensado como, al buscar las ofertas laborales en Colombia, son muy claras: título universitario X y estudio adicional Y. Hay un enfoque muy marcado hacia el estudio. La experiencia por sí sola no cuenta. Entonces, si alguien no tiene la oportunidad de estudiar, pero ha logrado crecer en la industria, en Colombia hay un punto en el que te estancarías. Acá veo que es lo contrario. Al menos en las ofertas laborales ves que piden estudio, pero siempre lo complementan con la frase “o experiencia equivalente”, y esto significa que si alguien no ha podido estudiar, pero a través de la experiencia ha desarrollado las habilidades necesarias, tiene la misma oportunidad de aplicar por un trabajo. Siendo así, el valor del estudio queda reevaluado. No significa que estudiar no valga, pero, de nuevo, hablando con un amigo colombiano, el alguna vez menciono que de haber crecido en Australia, tal vez no hubiera estudiado ingeniería, tal vez se hubiera dedicado a la construcción o a algo un poco más físico, porque con eso, acá hubiera tenido la oportunidad de una buena vida. En Colombia, si haces eso, no tienes la oportunidad de una buena vida, de un buen salario. Desde esta perspectiva, si mi hijo me dice, “no quiero ir a la universidad, quiero hacer este estudio técnico, o dedicarme al deporte”, creo que sería más fácil para mi apoyarlo acá en Australia, a lo que hubiera sido apoyarlo en Colombia. Creo que en esto también he cambiado.

Haz pensado mucho al respecto.

Bueno, creo que sí. Es que es distinto. Y me han hecho varias veces la pregunta “¿Vale la pena?, ¿Se arrepiente de haberlo hecho?”, también he tenido la pregunta “¿Por qué debo hacerlo?”. Siempre trato de responder con cuidado, en términos de que puede ser bueno para algunas personas, pero no para otras, pero personalmente yo no me arrepiento. También sé que esto puede no ser lo que algunas personas quieran, así que si he pensado al respecto. Es que, me ha cambiado. Me ha hecho pensar diferente, y me doy cuenta de eso.

Si alguien que no te conoce te ve en la calle, ¿Hay algo que lo sorprendería sobre ti?

Hay un par de respuestas a esta pregunta. He encontrado personas que me ven y creen que soy de India o de Medio Oriente, o algo así. Creo que ciertas personas de esas regiones se ven parecido a ciertos latinoamericanos. He dado con personas que de manera muy confiada me han preguntado “¿De qué parte de India eres?” y al responderles “Soy de Sur América“, se quedan impresionados. Eso sería una cosa.

Asumiendo que alguien sabe que soy de Colombia o Sur América, no estoy tan en forma. De hecho he ganado mucho peso, así que de un tiempo para acá he trabajado para mejorar mi salud, y ya llevo 2 años en los que he participado en triatlones. Es una rutina interesante. Creo que no la incluí en mi día típico, ya que no he podido entrenar por una lesión, pero usualmente entrenaba entre 5 y 5:30 AM, y espero poder volver a entrenar pronto. Esto sería otra cosa que sorprendería a las personas, porque sé que no me veo en forma. Cuando miro a mí alrededor en las carreras, los que compiten conmigo definitivamente se ven en mejor forma.

Un último elemento es que me gusta escribir de mi vida. Escribo un blog que cuenta la historia de nuestra migración, los detalles, las buenas experiencias y las malas experiencias. Cuando veníamos a Australia, intente encontrar este tipo de información, y solo encontraba las buenas experiencias, buenas referencias, buenos comentarios, y hay un dicho en español similar a  “It’s too good to be true”.

¿Cómo es en español?

“De eso tan bueno no dan tanto”

Entonces, quería enterarme de lo bueno y lo malo antes de migrar. Es chistoso, cuando empezamos a contarles a los conocidos que veníamos a Australia, de pronto todo el mundo conocía a alguien que había venido a estudiar o que estaba en Australia. Cuando preguntaba a los que regresaron por que se devolvieron, alguno incluso me respondió “es demasiado organizado para mi gusto”, y yo digo, no lo puedo creer. Es como cuando en una entrevista de trabajo te preguntan un defecto y tu respuesta es “soy excesivamente organizado”, esa no es una respuesta real. La realidad es que nosotros tuvimos experiencias no tan buenas. Me dijeron que no me tardaría más de 3 meses en encontrar un trabajo calificado, y me tomo algo más de un año. Tuvimos que hacer mucho “cleaning” (trabajar en limpieza), que de hecho no fue tan malo como uno lo pensaría, de hecho me fue bien. También trabaje como ayudante de cocina, limpiando ollas. Algunos días eran buenos, otros realmente malos. Luego otras cosas nos pasaron, porque el proceso no fue tan claro como uno hubiera querido. Entonces pensé, aun antes de venir, que me gustaría empezar a escribir y lo hice. Ha sido una bonita experiencia, porque las personas hacen preguntas. De todas las formas posibles me gusta aclarar que no soy agente migratorio, y que no puedo dar consejos en materia de migración. Solo estoy compartiendo mi historia e invitando a otros a compartid su historia. A veces puedo responder algunas preguntas, por ejemplo cuando preguntan cuánto valen los huevos en una tienda, pero definitivamente, si alguien me pregunta “tengo esta experiencia laboral, estos estudios, ¿Qué debo hacer?” mi respuesta es “revisa la página de migración del gobierno, contacta un agente”. Creo que esto sería algo que sorprendería a alguien que me ve y no me conoce.

Los lectores del blog, ¿Son principalmente Colombianos, o hay un rango más amplio de hispanoparlantes?

Latinoamericanos. Puedo ver, más o menos, de donde son los lectores del blog. Hay algunos lectores en Estados Unidos, y a veces hay lectores en España, pero no son tantos. Principalmente son lectores de Colombia y luego América Latina. Y puedo también ver muchos lectores de Australia, imagino que son inmigrantes.

¿Hay algo más que quieras compartir con los lectores?

Creo que Australia es un muy buen país para que mis hijos vivan y crezcan, especialmente creo que creciendo acá en Australia tienen al mundo como oportunidad, porque es una sociedad que valora a las personas. Últimamente he visto en TV un par de shows en los que muestran preocupación sobre el racismo. Personalmente no lo he sentido. Acepto que pueda existir, pero no puedo decir que lo haya sentido. No lo he hecho, y espero que siga de esta forma. Puedo ver que el mundo está empezando a tornarse algo miedoso con los extremismos. Pero algo bueno que he encontrado hasta ahora en Australia es que no va con los extremismos. Tiende a estar en el centro y ser muy abierto, y espero que siga siendo de esta forma. Creo que esta en todos nosotros hacerlo, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, hacer sentir bienvenido a quien llega. Australia es más grande que los extremismos y espero que siga siendo así.

—–

Traducido por (Translated by) Colombiano.


Si están en Australia y quieren hacer parte del proyecto, busca más información en – If you are already in Australia, and want to be part of this project, look for additional information in:

Project Description


SIGUIENTE

SIGUIENTE (Cronologico)

Los Colombianos, Glen Eira, Parte Uno – Entrevista en THIS IS US AUSTRALIA

ANTERIOR

ANTERIOR (Cronológico)

 

Hola a todos.

Hace mucho no escribo sobre mi, mi vida, mi familia. Esta vez escribo agradeciendo a THIS IS US AUSTRALIA. Un proyecto grandioso en el que “entrevistan  a miembros de la comunidad australiana con una historia de migracion, bien sea por que ellos migraron a Australia, o por ser hijos de inmigrantes. El proyecto tambien entrevista a personas con historia de diferencia, tratando de generar entendimiento, tumbar estereotipos y presentar una pelicula más amplia y diversa de los australianos” (me tomo la libertad de hacer una traduccion parcial de la descripcion del proyecto, original acá).

Como parte del proyecto nos entrevistaron, a mi esposa y a mi. El sábado pasado publicaron la entrevista de mi esposa, y hoy, con autorización del proyecto, publico mi traducción de la entrevista. Si quieren leer el original en inglés, los invito a acceder a la entrevista: The Colombians, Glen Eira, Part One.

 


Los Colombianos, Glen Eira, Parte Uno

Posted on July 28, 2017 by Sharon Southwell

Somos hinchas de Los Hawks en Footy. Si pasan el partido por TV, vemos el partido, aún si van perdiendo – sufrimos cuando van perdiendo – pero igual la pasamos bien, compartimos tiempo y animamos al equipo ‘Come on!! Come on!!’

  • En la entrevista original, en inglés, pueden ver oír fragmento del audio –

Colombiana, tal vez puedas empezar por decirme cómo es un día típico para ti.

Un día normal, ¿Entre semana o en fin de semana? Son dos tipos distintos de día. Entre semana, con mis hijos me levanto normalmente entre 7 y 7:20am, y luego yo me arreglo y arreglo a mis hijos para llevar a mi hijo mayor al colegio. Luego me quedo con mi hija menor. Ella está conmigo todo el tiempo. Los miércoles la llevo al jardín, pero los otros días de la semana ella está conmigo. Entonces hay varias actividades a las que la llevo a aprender inglés, porque en la casa hablamos español, y es importante que ella aprenda inglés, para que pueda ir al colegio y tener una vida normal. Normalmente vamos a la biblioteca. Tienes actividades llamadas Baby Time y Story Time, y también vamos a un grupo de madres que nos reunimos en parques. Esto usualmente sucede entre las 9am y las 12 del mediodía. Luego voy a la casa a preparar almuerzo. Para nosotros el almuerzo es más importante que la comida de la noche. Tenemos un buen almuerzo, así que lo preparo y almorzamos juntas. Luego a las 3:30 recojo a mi hijo del colegio. Si está lloviendo lo recojo en carro, pero si el clima lo permite, siempre intento recogerlo caminando. Vamos a la casa, él almuerza y luego los miércoles lo llevo a clases de tenis y los jueves a clase de escalada en roca. Ahora también los viernes lo llevo a clase de natación, antes iba los sábados, pero lo cambiamos a viernes, para tener los sábados libres para hacer lo que queramos, y no estar limitados por las clases de natación. Los miércoles, como no estoy con mi hija, como ella va al jardín, siempre intento hacer algo con alguna amiga. Tomamos café o hacemos algo, pero si no tengo nada, en la mañana trato de organizar la casa. Luego a las 2:30pm tengo clases de japonés. Estudiar japonés es difícil. Tienen 3 alfabetos diferentes. No me acuerdo cómo se llama el primero, pero el segundo es katakana y el tercero kanji. Yo estoy en el segundo. Esto es lo que hago de lunes a viernes.

Los sábados intentamos compartir tiempo con mi esposo. Él trabaja todos los días en horario de oficina, así que no compartimos mucho tiempo entre semana. Los domingos nos levantamos temprano, porque mi hija menor tiene clases de natación de 8 a 8:30am, luego vamos a la iglesia y en la tarde vamos a un centro comercial o a un museo o a un parque, o simplemente nos quedamos en la casa viendo una película. Esto es lo que normalmente hacemos. Somos hinchas de Los Hawks en Footy. Si pasan el partido por TV, vemos el partido, aún si van perdiendo – sufrimos cuando van perdiendo – pero igual la pasamos bien, compartimos tiempo y animamos al equipo ‘Come on!! Come on!!’

Cuéntame, ¿Has vivido siempre en Australia?

No. Hemos vivido en Australia aproximadamente 4 años. Llegamos el 2 de Mayo de 2013.

¿De dónde vienen?

Colombia.

¿Cómo era la vida en Colombia?

Hm!!! Diferente. En Colombia, de lunes a viernes, estaba trabajando en una compañía que provee plásticos a las grandes superficies, como decir a Woolies, Coles o Aldi de acá. Trabajaba de 7:30am a 6pm, pero aproximadamente el 30% del tiempo estaba viajando a otras ciudades de Colombia, porque necesitaba estar al frente de cada detalle. Algo parecido a tener que viajar a Canberra o Sídney para ver cómo van las cosas, si los productos los estaban poniendo en los mostradores o no. Entonces estaba trabajando mucho. Además, cuando estaba en Bogotá, mi trabajo quedaba lejos de mi casa, entonces me levantaba hacia las 5:30am, luego me arreglaba, y alistaba a mi hijo para el colegio. El bus del colegio lo recogía a las 6:10am, luego él iba al colegio y el bus lo dejaba hacia las 4:10pm, y como ni mi esposo ni yo podíamos recibirlo, lo recibían mis papás, ya que yo usualmente llegaba a la casa hacia las 8pm. Usualmente me tomaba una hora para llegar a mi casa, pero, si viajaba, tenía que tomar el primer vuelo hacia la otra ciudad. Era duro. Mi hijo básicamente fue criado por mis papás y compartía más tiempo con mi esposo que conmigo, entonces, por ejemplo, si le preguntas “¿Quién es la persona a quien más amas?”, el responde “Mi hermana y mi papá, y luego mi mamá”. Es como… “Oh, si, soy la tercera”, pero bueno, así es como es. De hecho, soy la cuarta, porque dice que primero está Dios. Es entristecedor.

El sábado era el día de hacer todas las actividades bancarias, porque en Colombia no funcionaban tan bien los procesos por internet, así que si necesitabas hacer pagos, tenías que ir al banco. Los bancos en sábado están abiertos entre 8am y 12pm, así que en ese horario hacíamos esas tareas. Todas las tareas y las compras las teníamos que hacer en sábado. Ahora puedo hacer las compras entre semana. Ahora puedo tener el fin de semana para la familia. En Colombia debíamos hacer todo en sábado. Luego en domingo visitábamos a mi abuela, a la abuela de mi esposo y a mis papás. Si alguien tenía un cumpleaños, generalmente lo celebraba en fin de semana e íbamos. La vida era diferente en Colombia. Era más estresante. Tenías menos tiempo para hacer lo que debías hacer. Las personas siempre estaban de afán. Acá la vida es más calmada y más relajada. Así era mi vida en Colombia.

¿Qué fue lo que los trajo por acá?

Cuando yo estaba en el colegio… bueno, primero, yo tengo una tía que vive en Francia y ha vivido allá toda la vida. Yo no recuerdo cuando migró a Francia. Cuando yo veía que ella vivía en Francia, yo siempre pensaba “La vida es mejor fuera de Colombia”, y entonces empecé a pensar que Colombia no era el lugar donde yo quería vivir toda mi vida. Yo amo a mi país, y extraño a mi país, extraño a mi familia, a mis amigos, pero también conozco esa vida. Para ser sincera, no me gusta el estilo de vida que se tiene en Colombia. Un día mi tía fue a Colombia y me dijo “¿Tú quieres vivir fuera de Colombia?” y yo le respondí que sí, entonces ella me regaló algo de dinero, y me dijo “Bueno, esta plata es para que cuando termines universidad puedas comprar un tiquete de avión y te vengas a vivir conmigo a Francia” y yo le dije “OK”.

Entonces, cuando estaba en la universidad yo siempre pensaba que me iba a vivir a Francia, y que debía aprender francés, pero luego conocí a mi esposo. Bueno, mejor dicho, yo lo conocí cuando tenía 14 años, pero me enamoré de él 10 años después. Entonces cuando empezamos a salir, antes de hacernos novios, yo le dije “Podemos intentarlo, pero yo me voy a ir a vivir a Francia en unos 2 años, estás seguro que quieres que lo intentemos, porque yo ya tomé mi decisión y me voy a vivir a Francia”. El me respondió “OK, yo me voy a Francia contigo”, entonces nos hicimos novios. Luego de un tiempo quedé embarazada y luego nos casamos. Tuvimos que aplazar el plan de ir a Francia, y luego fue la crisis económica en Europa, entonces ya Francia no era un buen lugar para ir a vivir.

Entonces hicimos una lista de todos los posibles países donde nos gustaría ir a vivir. Esto incluía cosas como nivel de vida, tasas de desempleo en estos países y cómo reaccionaban las personas en estos países a los inmigrantes. Racismo. Nunca pensamos en Australia. En algún momento le contamos a algunos amigos cercanos que queríamos vivir fuera de Colombia, y uno de ellos le dijo a mi esposo “Yo tengo una amiga que vive en Nueva Zelanda y ella viene la próxima semana. Si quieren, pueden venir y hablar con ella.”. No conocíamos nada de Nueva Zelanda, no habíamos pensado en este lado del mundo, pero igual fuimos a la reunión con ella. No nos gustó lo que Nueva Zelanda tenía para ofrecernos, pero ese día pensamos, “¿Qué tal Australia?, es cerca a Nueva Zelanda. Si llegamos a pensar en Nueva Zelanda, podríamos migrar a Australia, revisémoslo”. Australia resultó ser una muy buena opción.  Finalmente, después de revisar diferentes temas en la lista, quedaron Canadá y Australia. A mí no me gustaba Canadá por el clima. No me gusta el invierno. Yo pensé “No hay forma”. El otro punto en contra de Canadá fue que no podríamos trabajar en el primer año. No recuerdo bien la razón, tal vez era por el francés. El caso es que no podríamos trabajar en el primer año y no teníamos suficiente dinero para ir a Canadá, que es un país muy costoso si lo comparas con Colombia. Esa fue la principal razón para mi esposo, pero para mí, la principal razón fue el clima. Australia es caliente. No, nos vamos para Australia. Así que tomamos la decisión de venir a Australia. Vimos que Australia es un país multicultural, el clima es agradable, nos gustó el estilo de vida, también vimos que las personas son buenas y que no hay racismo contra los inmigrantes. Por esto decidimos venir a Australia. Fue un proceso costoso, si comparas el proceso de migración de Canadá y el de Australia, el de Australia era mucho más costoso, pero preferimos invertir un poco más de dinero al principio, en lugar de pagar menos y luego pensar “no me gusta el clima” y sentir que la decisión no fue la correcta, por el clima.

Entonces, ¿Qué opinas del clima australiano?

Para mí está bien. El invierno es frío pero no está tan mal. Pensé que durante todo el verano sería muy caliente, así que me sorprendí al ver que son sólo 2 o 3 semanas realmente calientes en enero. Me gusta el clima de hoy. Lo único que no me gusta es cuando me da alergia. Cuando llueve y cuando es muy húmedo, me da alergia al polen. Eso es lo único que no me gusta.

¿De qué otra forma ha cambiado tu vida desde que viniste a Australia?

En Colombia es muy difícil criar a un hijo sin ayuda. Debes tener una niñera, o ayuda de la familia o de alguien más. Acá en Australia tengo la oportunidad de estar con ellos y que sólo uno de los dos trabaje. El otro se puede quedar con los hijos. Esto es diferente en Colombia. Allá ambos padres deben trabajar, si no, es muy difícil cubrir todos los gastos. Para mi esta es la principal diferencia, poder compartir con tus hijos. Cuando vinimos, sólo teníamos a nuestro hijo, nuestra hija menor nació acá, y la verdad nunca pensé que podría compartir con ella. Cuando estaba en Colombia, sólo tenía tiempo con mi hijo en la noche un par de minutos, porque ya era casi hora de irse a dormir. En Australia lo puedo recoger del colegio, llevarlo a natación, o a tenis o a lo que queramos, y siempre tengo tiempo con ellos, lo que es maravilloso. La otra gran diferencia, creo, es la seguridad. En Colombia hay lugares a los que no puedes ir con un teléfono celular, incluso puede ser inseguro llevar plata al banco. Con tu dinero, en el banco, te pueden robar. Acá todo es tan relajado… puedes llevar el teléfono, estar hablando por mucho tiempo, y nadie te va a hacer daño. Para mí, estas son las dos cosas en las que ha cambiado mi vida.

Cuéntame, ¿Qué sería aquello que alguien que no te conoce y te ve en la calle se sorprendería al saber de ti?

Mi edad. La gente me ve y piensa que estoy en mis 20s. Mi hijo ya tiene 9 años y hace un tiempo él estaba participando en una triatlón con mi esposo. La carrera de los niños empezaba a las 6 de la mañana y le tomó una hora terminar. Pensé que tendría que ir al baño antes que mi esposo empezara su carrera, ya que si no lo hacía de esa forma, quien cuidaría a los niños si necesitaba ir al baño luego. Así que él se quedó con los niños. Como había tanta gente en la carrera, había fila para entrar al baño, así que empecé a hablar con la señora que estaba detrás de mí en la fila. Luego ella me preguntó por qué estaba yo ahí (ya que no estaba vestida para correr) y le respondí que para la carrera de mi hijo. La edad mínima para correr es 7 u 8 años, entonces ella me preguntó “¿Tu qué?”, así que le repetí (un par de veces) “mi hijo”. Pensé que por mi acento no me entendía, pero luego me preguntó “¿Cómo hiciste para tener un hijo?”, y yo dije (medio sonriendo, medio incómoda), “bueno, con mi esposo… decidimos tener un hijo…”, y ella entonces dijo “No, lo siento, lo siento, no, quiero decir… parece que tuvieras 17 años”. Mi edad es algo que comúnmente me mencionan. Nunca piensan que tengo 34 años, siempre piensan que estoy en mis 20s. Eso sería.

¿Hay algo más que te gustaría contarle a quien esté leyendo esta entrevista?

No estoy segura… Cuando fui al colegio, estuve estudiando alemán por 2 años. Todavía me acuerdo de algunas palabras y números. La primera palabra que aprendí fue una grosería. Todo el mundo la decía, y yo empecé a decirla. Un día un profesor me escuchó diciéndola y me preguntó “¿Tú sabes lo que significa esa palabra?” y yo le respondí que no sabía, entonces él me dijo lo que significaba… cuando me enteré del significado, me dio pena estar usando esa palabra.

¿Por qué decidiste estudiar japonés?

Porque mi hijo estudia en un colegio bilingüe. No estoy segura en Australia, pero en Victoria hay pocos colegios públicos bilingües, y este es uno de ellos. Es bilingüe con japonés. Entonces en el colegio, la mitad del tiempo la vive en japonés y la otra mitad del tiempo en inglés, así que él prácticamente habla 3 idiomas, inglés, español y japonés. Va bien, por ejemplo, el otro día lo oí hablar en japonés con alguien en el colegio, y pues yo estaba completamente perdida. Así que decidí “Bueno, yo también puedo aprender japonés”. Es difícil, pero hacerlo con él lo hace más fácil. Le pregunto “¿Cómo se dice esto en japonés?” o “Si alguien me pregunta esto, ¿Cómo debo responder?” él me ayuda mucho. Entonces, la principal razón es porque él está aprendiendo japonés y quiero ir a Japón. Yo se que ya podríamos ir. Él está listo para hablar en japonés, pero yo también quiero aprender, así que de pronto estaré lista para cuando vayamos a Japón, probablemente en 3 años, para al menos poder decir algo así como tengo sed o alguna otra cosa. Por eso es que empecé a estudiar y sigo estudiando japonés.

Muchas gracias por tu tiempo. ¿Hay algo más que te gustaría añadir?

Hola Australia!, Amo a Australia!

Es grandioso tenerte acá!

—–

Traducido por (Translated by) Colombiano.

 


Si están en Australia y quieren hacer parte del proyecto, busca más información en – If you are already in Australia, and want to be part of this project, look for additional information in:

Project Description


SIGUIENTE

Mundial de Fútbol

ANTERIOR
ANTERIOR (Cronológico)

Adelanto la entrada del mundial, porque ya terminó, y no quiero que quede taaaan fuera de tiempo.

Fue un mes complicado, un mes de levantarse a las 2AM, 3AM, 4AM, 5AM o en los mejores días 6AM a ver los partidos. Un mes de ir por la calle feliz porque Colombia ganó, y que nadie más sepa de qué estoy hablando. Un mes en el que se veían comerciales del mundial, pero no se vivía la fiebre mundialista. Estamos en un país que apenas está empezando a gustar del fútbol (soccer), donde el deporte principal es el fútbol (AFL si estás en Melbourne, Rugby Union si estás en Sydney, Rugby League… bueno, ese no se donde). La gente sabe que uno es de Colombia, y le pregunta por el mundial, pero el 80% de estas preguntas son por cortesía, otro 10% porque quieren aprender un poquito, y el otro 10% si realmente están interesados.

En medio de este ambiente, NOS GOZAMOS EL MUNDIAL. Vimos los partidos de Colombia en la casa, el calendario ayudó, con partidos en la madrugada del domingo (Grecia), ese día vinieron amigos, tomamos canelazo, comimos pollo, vimos los partidos, y luego desayunamos; madrugada del viernes (Costa de Marfil) un poco más complicado para verlo con amigos, pero se hizo el esfuerzo para madrugar.. mi hijo lo celebró en el Colegio, con la camiseta de Colombia debajo del uniforme; miércoles (Japón), pero en un horario mucho mejor, 6 AM; Domingo (Uruguay), desayuno familiar disfrutando de los golazos y mañana de sábado (Brasil), con reunión de colombianos y amigos australianos.. eramos como 15 en mi casa, desayuno tradicional (chocolate Corona, arepa con queso, huevos revueltos) y… SI FUE GOL DE YEPES!

No podemos olvidar la narración… no es lo mismo oír el partido narrado (y comentado?) por Gol Caracol, a oírlo comentado (y narrado?) por SBS. Los australianos no sienten el fútbol, sólo lo cuentan.. solución: Televisión SBS HD conectado por el Play Station. Se pone pausa a la señal, hasta sincronizarla con el computador/Ipad/Celular que tiene la señal de Blue Radio por TunedIn, resultado, imagen HD del partido, con narración colombiana!

Es difícil disfrutar el mundial en un país en el que el mundial no importa tanto, en un país en el que el equipo pierde los 3 partidos (aunque juega bien), pero es fácil disfrutar el mundial con familia y amigos que también se ponen la camiseta y disfrutan el mundial. Es cierto, no tuvimos la “fiebre amarilla” en el ambiente, no había harina y maizena en la calle.. pero tuvimos patriotismo, amistad, emoción y.. no tuvimos ley seca 😀 (aunque a esa hora de la madrugada… escasamente un par de canelazos pal frio)

Fotos.. si tengo algunas:

IMAG0209 IMAG0208 IMAG0207 IMAG0206 IMAG0196 IMAG0194 IMAG0193 IMAG0252 IMAG0228

SIGUIENTE

Haciendo Amigos Parte 1

ANTERIOR
ANTERIOR (Cronológica)

Esta es la primera entrada en esta sección del blog dedicada más a cómo me siento y menos al proceso, sin embargo puede ser muy útil, ya que hablando con personas que han migrado, los sentimientos son similares y suceden tarde o temprano. En esta sección voy a contar un poco de lo que he sentido, de lo que he vivido y de cómo y porqué he hecho algunas cosas y los resultados que he obtenido de eso.

Esta primera entrada la voy a dedicar a los amigos. Llegando a un país desconocido, con culturas diferentes, sin conocidos, lejos de la familia, los amigos son la nueva familia. Hoy voy a contar 2 historias, 2 anécdotas de cómo conseguimos algunos amigos. Tengo, además de estas, otras historias de amistades que estamos construyendo acá en Australia.

Reencontrando el pasado

La primera de las anécdotas ocurrió sólo 1 semana después de haber llegado a Melbourne.

De las primeras cosas que hice luego de llegar a Melbourne fue actualizar mi información en las redes sociales (Facebook, Linkedin, etc), poniendo como ciudad de residencia a Melbourne y subiendo algunas fotos en la ciudad. Gracias a una de estas fotos, recibí un mensaje directo por Facebook de un compañero de colegio. A R lo conocía desde el colegio, pero no hablaba con él desde el grado de colegio, hace más de 15 años, sin embargo me escribió contándome que él también esta viviendo acá en Melbourne, así que organizamos un día para encontrarnos y tomarnos un café.

Esa tarde que nos estábamos tomando un café nos preguntó donde estábamos viviendo, si ya teníamos organizado el arriendo, dónde estábamos mercando, en fin, si teníamos organizado todo. Le contamos que estábamos buscando apartamento, ya que el lugar donde estábamos quedándonos era sólo por 4 semanas. Él nos ayudó a conseguir el apartamento donde estamos viviendo ahora, nos recomendó con el arrendador y lo logramos obtener.

Con ellos también fuimos a su iglesia. Nosotros hemos sido Católicos toda la vida, pero fuimos con ellos a una iglesia Anglicana. La verdad, es muy similar a la católica en cuanto a las ceremonias, la misa, etc, con algunas diferencias menores como que los sacerdotes anglicanos si se pueden casar y la iglesia anglicana no le da tanto peso a la Virgen María. En una próxima entrada hablaré de la comunidad de la iglesia y todo el apoyo que hemos obtenido.

Continuando con esta pareja de amigos, básicamente se convirtieron en la familia australiana que no tenemos. Con ellos hemos celebrado los cumpleaños, con ellos hemos comido ajiaco de domingo, con ellos hemos ido a paseo a la playa… son nuestra familia.

Amigo Australiano

Luego de llevar un tiempo viviendo en Melbourne, fui a una conferencia gratuita para pequeños empresarios, intentando conocer qué tan fácil o difícil es crear empresa acá en Australia. No resultó siendo para esto la conferencia, pero manejaron temas bastante interesantes. El último día de la conferencia hablé con otro asistente a la conferencia quien resultó teniendo una empresa en IT y con quién hablamos sobre mi posibilidad de empleo. Si bien me aclaró desde el principio que él no tenía vacantes, si se ofreció a revisar mi hoja de vida y ofrecerme comentarios sobre ella.

Al día siguiente de la conferencia nos encontramos, le entregué mi hoja de vida y desde ese momento intercambiamos correos electrónicos, él me enviaba comentarios y yo le enviaba la hoja de vida con las correcciones. En un momento le surgió un proyecto un poco más grande de lo usual y me ofreció trabajar un par de semanas con él, desarrollando un par de reportes, algo muy básico, pero que podría ayudarme a empezar a obtener la experiencia australiana.

Luego de este trabajo, nos invitó a ver la final de Footy en su casa. Esto es para las personas de Melbourne lo que es el Super Bowl para un estadounidense. Fuimos a su casa, compartimos con su familia, y desde ese momento ingresamos al círculo de amigos de él, así como él ingresó a nuestro círculo de amigos.

SIGUIENTE

La Gran Pregunta: ¿Vale La Pena?

ANTERIOR
ANTERIOR (Cronológica)

Estoy en el proceso de revisar las entradas, los comentarios, darles algún tipo de orden y publicar las preguntas y respuestas más relevantes de los comentarios como entradas del blog. En este proceso me encontré con una pregunta que, no sólo me la hicieron como comentario del blog, sino que yo también me la hago seguido… anoche, hablando con mi esposa nos la hicimos de nuevo.

La pregunta textual que me hicieron en uno de los comentarios fue:

¿Hasta ahora, de acuerdo a lo que has vivido y visto sí vale la pena esa inversión, que la verdad, no es baja?

La respuesta el 22 de Junio fue:

La verdad llevamos poco menos de 2 meses… no sabría que contestar, depende mucho de cómo es la vida de uno antes de migrar, depende mucho de qué tanta tolerancia al cambio se tiene… ¿Me arrepiento de la decisión? NO. ¿Lo haría de nuevo? SI. ¿Es fácil hacerlo? NO. ¿Vale la pena hacerlo? Creo que SI. Para nuestra situación, SI, para como estábamos en Colombia SI. No estábamos mal, estábamos bien. En este momento no estamos mejor que cuando salimos de Colombia (no estamos mucho peor, aunque económicamente si estamos más apretados), pero todavía veo muchas posibilidades para llegar a estar mejor. Conozco una pareja que lleva poco más de 2 años (sin hijos), conozco otras personas que han migrado de otros países… hasta ahora, todos los que conozco están felices… Pero de nuevo, ¿Vale la pena? Depende mucho de lo que tienen en Colombia, de lo que esperan de Australia y de lo dispuestos que están para sacrificar algunas cosas que se tienen en Colombia que no tendrán acá, por lo que tendrán luego en Australia

La respuesta hoy, 9 de Octubre es:

Ahora ya llevamos poco más de 5 meses y sigo sin saber qué contestar. O no, tal vez ya tengo más claro que la respuesta a esta pregunta siempre será Depende. Al migrar, uno siempre gana cosas y pierde cosas. Hoy voy a hacer una lista de lo que siento que he ganado y lo que siento que he perdido. Personalmente valoro más lo ganado que lo perdido y por esto, siento que en mi caso si vale la pena, pero el de ustedes puede ser un caso diferente.

¿Qué hemos perdido?

1. Estabilidad Económica y Laboral. En Colombia yo tenía un buen cargo en una muy buena empresa, con un muy buen salario y mi esposa tenía un buen cargo en una buena empresa y en los primeros meses de este año (después de tener todo listo para viajar, hasta los tiquetes comprados) le hicieron un par de muy buenas ofertas laborales.

2. Cercanía de la Familia. En Colombia estábamos cerca de la familia, si bien yo no los veía tan seguido a todos, sí compartía con algunos todas las semanas y mi esposa hablaba se reunía muy seguido con su familia.

3. Grandes amigos con quién compartir. En Colombia teníamos amigos para todos los planes. Teníamos con quienes reunirnos a jugar juegos de mesa en una noche de sábado, teníamos con quienes ir a cine o alquilar una película y verla en alguna casa, tenía con quienes reunirnos a tomar unos tragos y charlar. Cada cumpleaños lo celebraba 3 veces (con mi esposa e hijo, con la familia y con los amigos), además de las múltiples invitaciones a almorzar de los compañeros de trabajo.

4. Fútbol. En Colombia las Eliminatorias son importantes, el Mundial ni hablar. Ya teníamos amigos que nos estaban proponiendo cuadrar vacaciones para ir a Brasil a ver el Mundial, con otros simplemente haríamos planes de reunirnos a ver los partidos, en caso de no poder viajar. Acá no se tiene ese ambiente, el Fútbol (Soccer) es un deporte más, tan importante como el ciclismo y mucho menos importante que el Footy, el Cricket o el Rugby.

5. Colegio de nuestro hijo. En Colombia teníamos a nuestro hijo en uno de los mejores Colegios. La educación era difícil, pero buena, les exigen a los niños para que sean los mejores… acá, al menos en primaria (no estoy muy seguro que cambie mucho en bachillerato), les enseñan de forma que hasta el “menos brillante” entienda, sin preocuparse demasiado por exigirles para que “den más allá del deber”, todavía tengo mis dudas si esto es bueno o no.

6. Apartamento más amplio. En Colombia teníamos un apartamento con 2 habitaciones, estudio, sala-comedor, cocina, 2 baños, relativamente bien ubicado. Acá todavía no lo tenemos. Por ahora sigue en la lista de lo perdido.

¿Que hemos ganado?

1. Tiempo. Tenemos mucho más tiempo para compartir. Si bien es cierto que parte de esto es por no tener trabajo, también es cierto que con el poco trabajo que hemos tenido, hemos podido estar al día en nuestros gastos.

2. Facilidad Económica. En medio de la inestabilidad de no tener un empleo fijo, el hecho que el pago mínimo por hora trabajada en Australia sea (en teoría) de 16 dólares ayuda a que con relativamente pocas horas trabajadas al mes se tenga el suficiente dinero para cubrir con los gastos básicos. Contamos además con el apoyo del gobierno para algunos gastos de nuestro hijo.

3. Nuevos buenos amigos. Hemos conocido personas muy buenas, muy queridas, muy amigables que en este poco tiempo nos han ayudado muchísimo. Personas que han llegado a nuestros corazones y que nos han brindado un abrazo, un consuelo o un consejo en el momento necesario.

4. Calidad de Vida. Es difícil explicarlo, más cuando la estabilidad económica no se tiene (aunque sí algunas facilidades), pero acá la vida es más tranquila, el hecho de poder hablar por celular en la calle sin el miedo a ser víctima de robo, el hecho de poder salir a caminar o a trotar a cualquier hora del día o de la noche… es cierto que Australia no es un paraíso, no es perfecta y también hay crímenes, pero en una proporción mucho menor.

5. Unión como familia. El hecho de estar viviendo esta aventura juntos, sin más familia con nosotros, nos ha acercado mucho más, en pareja y con nuestro hijo.

6. Deportes en paz. Aunque suene triste decirlo (triste por la realidad de mi Colombia), acá podemos ir al estadio en paz; y aunque no veamos fútbol, vemos footy, que es un deporte “intermedio entre el fútbol y el rugby”. Realmente es emocionante, pero lo mejor es que con niños muy pequeños se puede ir, de forma segura, al estadio. Se puede uno reunir en la calle con fanáticos del equipo rival, horas antes de la final, y simplemente disfrutar de una fiesta en paz.

7. Facilidades de educación y salud. Si bien no es una maravilla la salud y la educación, estando desempleados en este momento sí tranquiliza que tengamos garantizado el acceso de todos al sistema de salud, y el acceso de nuestro hijo a un buen colegio, no a uno excelente, para el cual habría que pagar, como en cualquier parte, pero si a uno suficientemente bueno, que le brinda las herramientas para seguir creciendo acá en Australia.

8. No me arrepiento. Simplemente esto, hasta ahora, no me arrepiento de la decisión.

En conclusión, ¿Vale la pena? Depende, depende de las expectativas, depende de lo que estén dispuestos a sacrificar, depende de la actitud que decidan tener, depende de sus niveles de frustración ante el fracaso y de deseos de cambio. ¿Vale la pena? No se si para ustedes, pero para mi, todavía la respuesta es SI.

SIGUIENTE
SIGUIENTE (Cronológica)

Fútbol

Cambiando un poco la página y hablando de otros temas (diferentes a los procesos de migración), entran temas relacionados con el día a día de la nueva vida en Australia, y como buen colombiano, no puedo dejar de lado un tema crítico para nosotros, el fútbol.

Estamos en una semana en la que hemos venido teniendo varias noticias, tanto para Colombia como para Australia, noticias que incluso se entrelazan y que ya empiezan a generar choque de intereses, ya que, desde ahora estamos revisando, investigando y aprendiendo de los deportes de Australia, enterándonos de cómo van en las diferentes competencias.

Hablando de las noticias de estas últimas semanas tenemos:

Eliminatorias al mundial Brasil 2014

Australia se encuentra en posición de pelear por la “repesca” o “repechaje”, el cual sería contra el quinto de… Sur América. Es importante aclarar que tiene un partido menos contra Irak que debe ganar (o al menos empatar), para quedar de segundo y evitar llegar a esta instancia. Quedan 3 fechas más (3 partidos para Australia e Irak, 2 partidos para el resto). De quedar entre los 2 primeros gana cupo directo. De quedar de 3ro del grupo, competiría con el 3ro del grupo A para ir a la repesca.

Australia

Colombia por su parte, se encuentra de 3ro en Sur América, con 6 fechas pendientes por jugar, y un partido jugado menos que la mayoría de los otros competidores (Perú y Ecuador tienen el mismo número de partidos que Colombia). En caso de quedar 5to, jugaría la repesca o repechaje con el equipo de Asia, así que, en un no tan remoto escenario, podrían llegar a encontrarse compitiendo por un cupo Colombia y Australia. Espero que esto no pase, y que ambos clasifiquen directamente.

Colombia

Grupos del Mundial Turquía Sub-20

En esta semana también fue la selección de los grupos del mundial Turquía Sub-20, y adivinen… Colombia y Australia están en el mismo grupo. En este caso hacer fuerza para que a la siguiente ronda pasen Colombia y Australia como primero y segundo del grupo.

Grupo C (Trebisonda, Rize y Gaziantep)

  • Turquía
  • El Salvador
  • Colombia
  • Australia

Además de esto, estamos investigando sobre la liga australiana de fútbol (A-league, inaugurada en 2005), el rugby y otros deportes.